lunes, 8 de octubre de 2012

James Bond y The Beatles cumplen 50 años


Corre el año 1962 en Londres y uno de los miembros de los servicios de inteligencia inglés forja a su alter ego. Había dado con el personaje del siglo. Uno de los espías más representativos de la historia cinematográfica a la vez que el más rentable. Mientras tanto, en la misma ciudad, aparece uno de los grupos que ha marcado la música por la inconfundible armonía de sus canciones y sus peinados de cortas melenas. James Bond y The Beatles cumplen 50 años de su llegada al mundo.


James Bond era un hombre de inigualable atractivo que, pese a su naturaleza de lobo solitario y su machismo, es deseado por las mujeres y envidiado por los hombres. Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y Daniel Craig; son las caras que han dado forma al personaje. Todos ellos eran británicos de pura cepa salvo dos: Lazenby, orgulloso australiano, y Pierce Brosnan, que es irlandés.

Sean Connery  interpretó el papel en seis ocasiones, sentando las bases del Bond más auténtico. Todos volvieron a retomar el papel salvo George Lazenby, que fue 007 en una única entrega en 1968. Sus herederos fueron Roger Moore, siete cabezas de cartel,Timothy Dalton, con dos agresivas y creíbles actuaciones, Pierce Brosnan, un desvergonzado Bond y, actualmente, Daniel Craig, un frío y violento asesino que podría retomar su papel por tercera vez en ‘Skyfall’, la que hará el número 23 de la serie.

LOS ARTISTAS DE MEDIO PELO

El grupo inglés The Beatles  dio su primer concierto en The Cavern. Es curioso que no eligieran otro local más grande o con más nombre. Esa decisión nocturna fue algo más que casualidad: convirtieron  al bar en un emblema de la ciudad de Liverpool. Y sus canciones en una leyenda.

Tras este concierto Inglaterra quedó poseída  por los cuatro artistas: John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr. No había otro grupo que arrasara como ellos por todo el mundo. Cualquiera tatarea ‘Love me do’, ‘Yellow Submarine’, ‘Yesterday’, o ‘Let it be’. Y su final fue todavía más espectacular. El grupo coronó la azotea del Apple Records en Abbey Road para tocar. Los vecinos se quejaron de tan estruendosa actuación, la policía se personó en el lugar y el grupo tuvo que irse. Para el recuerdo quedará la última imagen de los cuatro cantantes juntos sobre el tejado de una de las avenidas más transitadas de Londres. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!