lunes, 8 de octubre de 2012

Jennifer López colorea Madrid con su voz

JLo llegó al Palacio de los Deportes con un espectáculo que llena el ojo y mueve las caderas.
Jenifer Lopez en Q'Viva The Chosen de Las Vegas.
El fin de semana  ha estado tintado de rivalidad. La llegada de la cantante de aires latinos, ritmos poperos y estilo de gitana glamurosa ha llenado el Palacio de los Deportes de toda la gama cromática posible. Rivalizado en el campo de fútbol y en las voces del pop internacional, ya que  Madrid tendrá a Jennifer López pero Barcelona ya tuvo el día anterior a Lady Gaga haciendo guiños a los futboleros colocándose la camiseta rojiblanca en el concierto que ha celebrado en el Camp Nou.

Cantante, actriz y empresaria, 43 años, 55 millones de discos vendidos y dos hijos de cuatro años que enseña en pantalla grande. ‘Dance Again… The Hits’ es el primer recopilatorio de una carrera que empezó en 1999. Y diez años después dijo que se retiraba pero aquí sigue. Dance Again World Tour es la gira que empezó el 14 de junio y que ha traído por primera vez a España.
El espectáculo de Jennifer López  se puede confundir con un cabaret de polígono. Mucho brillo, melena al viento y música alta. Además de los esculturales cuerpos del cuerpo de baile. Ocho bailarines con chistera y bastón que levantan a la cantante y su faldita de plumas. Lina Morgan estaría orgullosa de que su condición cómica se haya convertido en el estilazo de la cantante estadounidense.

PLUMAS, BRILLANTINA Y EMOCIONES

Con 20 minutos de retraso, salen los susodichos bailarines. Luego cae el telón y aparecen dos chicas con plumas y ella en pantalla. La sorpresa es que la verdadera surge de una trampilla. Empieza el despliegue de las brillantinas y los quejidos –imponente voz para los tan entendidos– y es cuando enseña las vergüenzas al publico, lo anima gritando “Madriiid” y comienza a cantar ‘Get right’.

Se trata de entretener y sabe muy bien cómo hacerlo. Para ‘Waiting for Tonight’ despliega una barra móvil y en ‘Goin’ In’ pone un ring. Ahora, con pantalón ancho de lentejuelas y top, toca lucir el cuerpo y el micrófono a juego. Después de ‘Jenny from the block’ se proyecta un vídeo de Jennifer y Casper, su coreógrafo. Enseña a sus hijos, enseña a su novio, enseña su trasero.

‘No me queda más’ es su homenaje a Selena, papel que dice que le afectó “emocionalmente como ser humano” y la única canción en castellano. Se va por la trampilla para volver con ‘Let’s get loud’. Cuando todos se ponen realmente a bailar es en el momento de ‘On the floor’, con trono, capa roja y PitBull en vídeo. Todavía quedaba ‘Dance Again’ más las repeticiones. Y concluye el espectáculo de colores y brillantinas.

Miguel Doncel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!