domingo, 28 de octubre de 2012

Luis Bermejo: "Somos nuestra infancia, y la mía está en Extremadura"



Un actor español puede tener muchos cortes, pero el sentimiento verde esperanza, la mirada blanca de honestidad y el negro que da el presente conforman la forma del extremeño Luis Bermejo. El que fuera nominado a los premios Goya en la categoría de actor revelación por ‘Una palabra tuya’, se sube al escenario del Teatro Galileo de Madrid para representar ‘El traje’ de Juan Cavestany.

“Es una comedia estimulante con la realidad. Permita al espectador ser activo, y meterse en la situación. Le obliga a intercambiar opinión con los compañeros de butaca”, comenta Bermejo sobre ‘El traje’, una comedia triste que caricaturiza la sociedad de consumo y la opresión del ciudadano. Una función en la que se destila el humor, porque “el humor ayuda a esclarecer las verdades”.

Aunque ha nacido en Madrid sus raíces se encuentran en la Zarza de Montánchez, Cáceres. “Somos nuestra infancia, y la mía está en Extremadura”, reitera Bermejo antes de encender la grabadora. Estudió Arte Dramático en la escuela Cristina Rota de la capital española, donde vive y mantiene una relación con la actriz Malena Alterio, Belén en la desaparecida serie 'Aquí no hay quien viva'.
En su debut en televisión son siete los capítulos que grabó en la serie ‘Maneras de sobrevivir’, además estuvo en ‘Compañeros’. La Lista de series en la que ha participado sigue con ‘Lex’, una serie de corta vida sobre un bufete de abogados, ‘Hospital central’, ‘La familia mata’, ‘Siete vidas’ o ‘El síndrome de Ulises’.

MUCHO TEATRO

Aunque ha participado en cine en ‘El otro lado de la cama’ o ‘Días de fútbol’, destaca su faceta teatral. Y es que cuenta con una larga lista de funciones en las que ha transmitido su verdadera vocación, aunque, como confiesa Luis Bermejo, haga “teatro comercial para ganar dinero, no es mi principal objetivo”. Así algunas de las obras en las que ha aparecido son ‘El Mesías’ de Steven Berkoff, dirigida por José Luis Gómez, ‘Las Manos’ de Yolanda Pallín y José Ramón Fernández bajo la dirección de Yagüe, o  ‘De ratones y hombres’ por Cristina Rota.

Ya había formado parte de la compañía de la Abadía cuando en 1995 funda la compañía Teatro del Zurdo, además actualmente alimenta su facete de director llevando ‘Yo soy don Quijote de la Mancha’, haciendo los ensayos en el colegio Cardenal Cisneros, en la Plaza España de Madrid.  Y más que teatro Luis Bermejo es un actor dedicado a la profesionalidad en el trabajo, y al apego de la tierra.

¿Qué dirías de Extremadura?
Solo puedo decir maravillas de los extremeños. Es el sitio de mi recreo. Y mis raíces extremeñas no las puedo negar aunque mucha gente me dice que no tengo acento. Pero para mi Extremadura es maravillosa y sobretodo su gente tan noble. Qué puedo decir, si mis orígenes se remontan a mis tatarabuelos. Los abuelos de mis abuelos, debo añadir, venían de un hospicio portugués. Pero mi naturaleza está en Extremadura, la comarca de Montánchez, Zarza de Montánchez, Salvatierra… 

Muy buenos embutidos.
Sí, exquisitos. Y además allí esta la encina terrona, que es la más grande de Europa.  Es un hito que no hay que perderse de Extremadura.

Y el embalse.
Sí, sabes bien sobre la zona. Conocerás entonces el juego de las bolas. Las bolas es un juego clandestino que se hace del 15 al 30 de septiembre, y al que mis abuelos están involucrados. Como no hay casinos, debe ser el único momento del año en el que les permitía jugarse los cuartos, y en algunos casos las fincas.

¿Qué puedes decir del Teatro Romano de Mérida?
Estuve con una comedia de Aristófanes. Por un lado lo visité en un ciclo para institutos hace años, y por otro lado cuando habilitaron el anfiteatro hace 5 ó 6 años con  ‘Los caballeros de Aristófanes’. También he estado en el Gran Teatro con un espectáculo’ Las Manos’, la trilogía de la juventud.  ¿La has visto?

Hice de Paciano, en la misma obra.
Yo también era Paciano (risas)

LUIS, EL ACTOR

¿Cómo ha creado el personaje?
Pues se ha ido construyendo sobre lo que íbamos haciendo. Capa a capa. Primero lo abordé desde el texto, con la intuición, y añadiéndole cuestiones desde la pura acción. Así se va configurando desde lo más interno, y luego sumando el grado de caracterización.

¿Has llegado a interiorizar el personaje tanto como para que salga en situaciones de actual controversia?
Juegas con propiedad a ser otro, y luego lo abandonas ahí. Hay situaciones tan pegadas a la realidad que te ves en situaciones tan parecidas que sin querer apelas a reacciones de ese personaje. Pero el juego lo abandono en el escenario.

¿Por qué le gusta la obra?
Este espectáculo es lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo. Adoro a Juan, porque es un director que da voz a personajes del extrarradio. Del extrarradio de lo humano. Es un texto de aquí, de ahora, del presente absoluto. Y así te da posibilidad de trabajar el presente. La forma de trabajar de Juan es proponiendo lo colectivo, y no de forma autoritaria. Quizá por eso me guste más.

SOBRE LA ACTUALIDAD

¿Qué tendrías que decir de las manifestaciones en el Congreso?
El teatro es un acto de llamar a la reflexión. La gente quiere ocupar la plaza no porque sí, sino para que se escuche. La plaza como lugar donde el ciudadano puede quejarse de lo que esta pasando, en el Congreso. El teatro también  es una plaza, un lugar donde se intenta llamar al pensamiento crítico. Una ficción, un suceso que llama a la atención. En las previas que hemos hecho la gente ha salido tocada por el tema que se trata.

¿Qué solución propondrías a lo que está ocurriendo?
Hay que destruir muchas cosas, muchas estructuras para hacerlas de nuevo. Sobretodo a toda clase política y gente que nos representa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!