viernes, 12 de octubre de 2012

Millán Salcedo: "Yo me siento titiritero"


Una de las mejores risas. Aquella noche en la que te la arrancó aquella persona, y en la que alguna generación, tal vez tu abuela, tu tía o sobrino se desternilló de la risa frente al televisor, puede que recuerdes una empanadilla y a Encarna Sánchez. Tantos años a tu lado mostrándote el lado bueno de los momentos malos. Ahora esa risa comenta que "estamos en una época de cri-cri-cri. A España le falta un poco de insecticida porque hay mucha crispación, mucho critiqueo y mucha crisis".  Es Millán Salcedo, integrante del dúo cómico 'Martes y 13'.

Dos obras lo han traído de vuelta. 'Yo me subí a un piano verde', estrenada en abril de 2008,  y 'De verden cuando', inaugurada el jueves 4 de octubre en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza.  En palabras de Millán Salcedo para 'PubliEscena', el espectáculo "no tiene nada que ver con lo que habíais visto, más que nada porque ya no os acordaréis y, sobre todo, porque lo que hoy os ofrezco sé que es lo que deseáis ver". El artista en el Teatro de las Esquinas se sentirá de nuevo "rebelde sin causa y sin motivo justificado". 'De verden cuando' promete ser la necesidad de desparramarse de risa en la butaca.


TRES GENERACIONES DE CARCAJADAS

Tres risas que pudieron producirse aquella noche, la de tu abuela, tu tía o tu sobrino. En la nochevieja de 1985 se emitió un momento que pasó a formar parte de la historia de la televisión. A pesar de que llevaban años apareciendo en algunos de los programas de variedades, esa nochevieja supuso el gran salto a la notoriedad de 'Martes y 13'. Consiguieron que al día siguiente toda España hablara de Móstoles, Encarna Sánchez y las empanadillas.

Cuatro, serían Millán Salcedo y Josema Yuste elevado a dos.  El dúo es uno de los clásicos del humor español del siglo XX. Constituido en 1978, 'Martes y 13' era inicialmente un trío, con Fernando Conde como tercero, pero Josema y Millán siguieron solos la mayor parte del camino: desde 1984 hasta su última actuación juntos en el programa de fin de año de TVE de 1997. Pero Millán exterioriza que ya no podrían juntarse porque serían  "muy criticados por hacer lo mismo de siempre".  Por encima de todo –continua-  porque ya no tienen química.


RIASE CON SERIEDAD

Cinco cosas comenta Millán Salcedo a mejorar en la actualidad. Primero el fútbol, los toros y la cultura. Así explica que "da la sensación de que se quisiera ocultar algo, nos damos cuenta de todo y aunque nos guste mucho el futbol y los toros tenemos que pensar en los demás". Y es que según el humorista es "una barbaridad que  los espectadores paguen el 21% de IVA, que la cultura y el divertimento sea un artículo de lujo. Espero que las aguas amainen y piensen un poquito en los demás".  Y luego, la profesionalidad y creer en uno mismo, así concluye: "Animo a toda la gente, porque es una labor de todos estar en el eslabón de la cadena. Por mi parte es hacer reír a la gente, pero de forma profesional como todos deben hacerlo", concluye Millán Salcedo.

Seis y tantas veces más habrá altibajos. En su carrera ha vivido un momento muy dulce, aquello de las empanadillas, y es que Millán recuerda: "Cuando se nos ocurrió fue curioso porque ni siquiera lo planeamos".  Le resuena un tiempo más amargo, "cuando me saturé tanto de trabajar que hasta me puse malito de la cabecita, pero ya estoy recuperado. Ahora he decidido tomarme las cosas con más calma".


LO QUE ERA Y LO QUE ES

Siete. Considera ocho. Y es que el artista está recuperando el lazo con Brazatortas (Ciudad Real), su lugar de origen. Incluso el ayuntamiento se plantea poner una placa en el lugar en el que nació. "Y es que soy de la tierra del ingenio: la Mancha", comenta. Nueve. Además de los proyectos que tiene en mente. Cuando le ofrecieron actuar en el nuevo Teatros de Las Esquinas le pareció estupendo porque le gustan los retos. Además, Millán apunta: "Noto que la gente nos quiere y nos apoya, se me acerca gente cada día con una sonrisa de oreja a oreja". Llega el diez, quizá debido a que de momento no tiene nuevos proyectos porque 'De verden cuando' todavía huele a nuevo, a pintura verde. Después el once. Porque Millán Salcedo está contento, ve que la esencia de 'Martes y 13' sigue viva.

Doce y tantas más veces ha estado con España en las campanadas con 'Martes y 13'. La última que supuso su separación en el 'Especial Nochevieja de 1997', 'A Belén pastores' en 1995, 'Brindemos por los cuarenta' allá por 1992,  en 1991 'Cava con todo' o el primero en el 'Especial nochevieja'  de 1984, y tantos muchos otros momentos televisivos.

Y trece, de 'Martes y 13'. Millán Salcedo no es supersticioso, señala que "desde luego llamándonos así no nos ha ido nada mal". Ahora tampoco le ira mal, produciéndose así mismo, aunque entiende  que en estos tiempo cuesta mucho más levantar el telón que cuando era parte del dúo cómico. En todo caso no defraudará, porque piensa que su lugar en este mundo en guerra es estar con la tropa para hacerla reír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!