lunes, 12 de noviembre de 2012

Miguel Ángel Silvestre y Quim Gutiérrez,actores con ilusión en 'Todo es silencio'



Imagen seleccionada de la páginal oficial de Silvestre. 
Quién puede distinguir de entre dos actores cuál es cuál. Quién puede adivinar si los dos comparten la pasión por el cine, el amor por actuar y el cariño a la cámara. Si los dos son guapos, jóvenes y con metas por alcanzar. Miguel Ángel Silvestre y Quim Gutiérrez, juntos, se sientan en sillas plegables de madera.

Se confiesan a los periodistas frente al graderío de una de las salas de los madrileños cines La Paz de Fuencarral y contra la pantalla blanca donde se proyectase para la prensa su última película en conjunto: ‘Todo es silencio’, de José Luis Cuerda.
“La incertidumbre por algo que amas duele. Cuando quieres formar parte de algo que amas duele más que no tener pan. Una vez lo sientes y te comprometes con ello es algo que necesitas”, relata ensimismado Miguel Ángel Silvestre. Y es que aunque cueste mantenerse en el escenario, para el actor valenciano la profesión significa más que ganarse el sueldo.  Esperar una respuesta significa para él dejar atrás la soledad del no.

De un sueño truncado nace la profesión del actor valenciano. Natural de Castellón de la Plana, Silvestre tras una lesión en el hombro que le arrebatara la ilusión de ser tenista profesional, habría decidido estudiar fisioterapia y más tarde ser modelo. Hasta que encontró su verdadera vocación: actuar. Y así ha sido, cuando en el año 2002 se subió a los escenarios del Teatro Raval de Castellón con la obra ‘Verdadero Oeste’, dirigida por Luis Guilera. Al año siguiente participa en ‘Noches de amor efímero’, escrita porPaloma Pedrero y en la dirección de Eduardo Recabarren. Aunque el teatro nunca ha sido el camino por el que habría pensando ir, lo desarrolló en sus primeros años en la escuela. “Hay que estar técnica y profesionalmente muy preparado, el teatro es un vuelo que comandas tú mismo”, comenta sobre el arte teatral el actor.

FAMA Y COLOR

Su primer papel importante llego en 2004 cuando participó en ‘Vida y color’, de Santiago Tabernero, interpretando a un chico amigo de todo el mundo. En ‘Motivos personales’ se presentó en la pequeña pantalla, y aunque su papel estelar se considera el que le dio la fama en la serie ‘Sin tetas no hay paraíso’, su interpretación anterior como un boxeador con problemas  en la película ‘La Distancia’ del director Iñaki Dorronsoro le consolidaron una fama internacional. La excelente forma interpretativa con las que dio vida a este personaje le dio dos premios como comienzo de muchos otros: uno en la 22 Edición de Cinemajoven Valencia Premio Un Futuro de Cine y otro en Toulouse: Premio Actor Revelación en Cinespaña.

Pero el momento en el que se encuentra puede definirse como de máxima participación. Acaba de presentarse  ‘Todo es silencio’ de José Luis Cuerda, donde aparece comoEl Brinco, un personaje de raudo temperamento, audaz, pícaro y desenvuelto entre el trapicheo de la noche y la seducción femenina. Además se prevee la participación con Pedro Almodovar en ‘Los amantes pasajeros’, donde el director manchego volverá a la comedia. Pero Silvestre no se queda ahí, confiesa que le gustaría tener la oportunidad de desarrollar un personaje en una serie de televisión, o incluso volver a hacer teatro.

El personaje que necesita un trabajo profundo es el importante. El actor de ‘Lo mejor de Eva’ relata que trabajar una dicción muy fuerte es uno de los retos que le gustaría vivir. Pero siempre, cuenta, cuidando mucho las expectativas porque hay que mantener la ilusión por este trabajo aunque no dé de comer. El camino que hay que seguir –en testimonio de Silvestre-  hacia ello es creyendo en ello, así el esfuerzo es realmente fácil cumplirlo.

SENTIMIENTOS PARALELOS

Por su parte, Quim Gutiérrez no se queda atrás. Habiendo debutado a los 12 años en‘Poblenou’, decidió estudiar Humanidades a la vez que compaginaba sus estudios en la Escuela de Teatro Nancy Tuñón. Por el camino de la actuación siguió cinco años más en los que participó en la serie ‘El cor de la ciutat’, hasta que en 2007 ganó el Goya al Mejor  Actor Revelación por ‘Azul oscuro casi negro’ de Daniel Sánchez Arévalo, director con el que trabajó en 2011 en ‘Primos’.

El personaje de Quim en ‘Todo es silencio’ es Fins, un hombre que ha sufrido, tras perder a su padre en un accidente de pesca es enviado a un internado. “La metáfora más bonita sobre mi personaje es que se esconde detrás de una cámara en la esperanza de detener el tiempo por su incapacidad de recordar. El miedo de olvidar le hace querer retener la memoria”, comenta Quim sobre su callada interpretación. Y es que para el actor“el silencio de Fins viene de la incapacidad de describir sus emociones, como a casi todos nosotros”.

CONTENCIÓN INTERPRETATIVA

El actor barcelonés ha tenido un trabajo muy especial en la cinta. Aunque Quim ya había hecho interpretaciones contenidas en temas dramáticos, Quim explica que ha sido peculiar en esta ocasión.  Se trata de crear una cantidad de sentimientos enredados y añadirle capas poco a poco que cubran esa realidad que quiere realmente transmitir.

A pesar de no haber coincidido en escenas por motivos razonables, a Quim Gutiérrez le ha resultado muy especial el comienzo del largometraje, en la que se relata la niñez de los personajes. Cuenta que entre ellos no se han transmitido grandes cosas, refiriéndose a losjóvenes actores, pero dan una luz muy especial a la película.

Quim echa el cierre a la conversación con un mensaje para los futuros actores inspirandofuerza y tenacidad. A pesar de que recomienda no seguir este camino tan empedrado, aquel que se encuentre en la situación privilegiada de estudiar Interpretación –en las propias palabras de Quim Gutiérrez- debe mantener el equilibrio entre lo que ofrece y lo que compensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!