miércoles, 27 de febrero de 2013

Ana Fernández: "Mi secreto es pensar que me acompaña alguien especial"


Ana Fernández, actriz sevillana, en el Bellas Artes.
Temple, desgarro, fuerza, sintonía. Son sólo algunos de los adjetivos que pueden definir a la actriz sevillana Ana Fernández. Cuenta con un despliegue de energía que la diferencia de lejos de otros artistas porque para ella  “la cámara puede hacer que un momento mágico dure para siempre”. Así es la actriz que da vida a Lucia en Lastres.

El espectáculo ‘Lastres’ trata sobre mujeres delirantes de más de cuarenta años, antiguas amigas que el destino las convirtió en ex amigas. Se conocían desde el instituto, fueron a sus respectivas bodas, tuvieron una hija cada una de la misma edad y dejaron de verse después de siete años y dos meses. Cuando una de ellas decide que ya ha pasado el tiempo suficiente, vuelven a encontrarse en una explosión de humor en un ambiente de reunión cordial. O tal vez no. No es venganza.  No es justicia. Trata de una historia de desengaños y engaños que se resuelven sobre el escenario a ritmo de “Explota, explota que explo…” de Rafaela Carrá.

PROCEDENCIA

Ana Fernández (Valencina de la Concepción, Sevilla. 19 de mayo de 1963) Guapa, elocuente e inspiradora;  así es la actriz que ha sido galardonada con el Premio Asecan-SGAE de Honor 2013, que son los premios del cine andaluz, y como ella considera: “El último y primer escalón del arte audiovisual”. Además ha concluido la grabación en Venezuela junto a Norma Aleandro de la película ‘Cuidado con lo que sueñas’, en la que interpreta a Candela, una andaluza de armas tomar.

Y ella es más de lo que cuenta, y es que ha trabajado con algunos de los directores más prestigiosos del cine español. Entre sus encargos destacan ‘Tiovivo c. 1950’, de José Luis Garci; ‘Tánger’, al lado de Jorge Perugorría y Fele Martínez; ‘Pasos’, con el debut en la dirección del veterano actor argentino Federico Luppi; y ‘La Promesa’, en la que Ana comparte reparto junto a Carmen Maura.

También ha intervenido Ana Fernández en títulos del cine español como ‘Hable con Ella’, de Almodóvar; en ‘La Ciudad sin Límites’,  junto a Fernando Fernán Gómez.  Y cabe destacar que ha trabajado también a las órdenes de José Luis Garci en ‘Historia de un Beso’, por la que Ana obtuvo una nominación al Goya a la Mejor actriz. Mientras tanto,  sobre el escenario, ha trabajado en numerosas funciones pero es en esta ocasión cuando se deja a las manos del teatro comercial.

¿Cómo definirías ‘Lastres’?
Es el encuentro de tres amigas después de siete años y dos meses sin verse. Eran amigas, que después de tiempo sin verse deciden reunirse. Se han casado, han tenido hijas que también son amigas… y dejaron de quedar. Lucia Ramos, mi personaje que ha perdido 45 kilos, se siente con fuerzas para que sus ex amigas vuelvan a verla sin ese peso extra, y de poner las cosas en su sitio. Lucia está muy loca.

ELLA EN ‘LASTRES’ ES…

¿Por qué está tan loca?
Por muchas razones. Porque tiene lastres que no acaba de resolver, además de que es una adolescente. En realidad todas ellas lo son, a pesar de estar en la edad adulta. Así, las tres mujeres de la función se relacionan entre ellas como lo hacen los adolescentes. Con la crueldad, y sus necesidades e inseguridades. Y sin lugar a dudas con la niñez del adolescente y el punto escatológico. Todo esto está en ‘Lastres’ y las mujeres.

Si una amiga te traiciona, ¿cómo actúas?
Pues a mí me gusta decirlo cara a cara. Sea de la forma que sea, me lo hayan dicho directamente o por haberlo oído me gusta primero enfrentarme a esa persona. En definitiva, hablarlo. A veces suelen ser malentendidos cuando se habla de traición. También aprecio la capacidad de ponerme en el lugar de la otra persona, antes de que salga mi carácter bravo. Otra cosa que tengo en cuenta es no hablarlo en caliente, prefiero esperar un poco.

¿Actuaría igual tu Lucia en 'Lastres'?
No. Ella es mucho más fría y calculadora. Tiene un plan preparado, abierto a la sorpresa. Y desde luego sus compañeras no se enteran de nada de lo que piensa.

SU PAÍS

¿Cómo definirías España?
Un país muy triste. Muy, muy triste. Realmente creo que todo lo que está pasando va a costar mucho arreglarlo. Entre los pilares de un país está la cultura, y yo desde luego no entiendo lo que se está haciendo con la ella.

Te noto conmovida hablando de este tema…
Es que me da mucha pena. Hablo de la cultura, pero los pasitos que se han dado para avanzar en lo social han costado mucho esfuerzo, y si está desmoronando en un momento. Va a suponer mucho volver a levantarlo. Un país no puede perder la Sanidad, la Educación o la Cultura. Hay cosas que no se pueden permitir, que estén robando nuestro dinero. Robando nuestro país. Todos ellos tienen mucha responsabilidad, y si hace falta que alguien vaya a la cárcel tendrán que ir. Desde luego no ha ido ningún político de este país... Pero realmente confío en el ciudadano y que todo se solucionará. Los ciudadanos son los únicos que lo recuperarán.

¿Se aprecia en la cultura?
Desde luego. Cuesta más. Lo que ocurre es que la gente a la que le gusta el teatro hace lo que pueda para venir al teatro. Yo nunca había hecho teatro comercial, pero en Valencia el público no estaba nada mal, estaban las butacas llenas. Así, estaremos al 100% todos los días para ellos, con todo nuestro respeto. Además de que las tres actrices hemos encajado muy bien.

¿Por qué crees que os lleváis tan bien?
Pues no lo sé, porque somos muy distintas. Nos compensamos mucho, si una esta baja un día la otra le ayuda. En el escenario sabemos que estamos juntas. Yo creo que es porque trabajamos las tres desde el amor y el respeto al teatro.

VIDA Y OBRA

Se va a estrenar ahora ‘Cuidado con lo que sueñas’…
Sí. Tengo un personaje precioso en la película. Una peluquera andaluza, cuya madre Norma Leandro, que siendo joven se la llevo a Caracas. Es una peluquera de barrio con pelo largo y uñas, además de un acento que, en una rueda de prensa a través de Skype para los periodistas venezolanos, es reconocible como propio de Venezuela. Ciertamente me gustó que lo apreciaran porque fue un gran esfuerzo, aunque el andaluz se parezca al acento venezolano. En fin, es una película romántica muy bonita.

¿Teatro, cine o televisión?
En estos tiempos que corren de cualquier sitio que me llamen. Siempre he disfrutado del trabajo que he estado haciendo. Cuando estoy con esto, disfruto con esto. En el momento en que estuve en televisión me he enamorado del guion. Y el cine me encanto desde que empecé en un set y escuche la palabra “acción”.

¿Desde cuándo lo has escuchado?
Pues mira, al principio empecé con cortos. Realmente era cosa de dos o tres días, que se graban corriendo. Algo amateur, que ni decían ni “acción”. Luego me enamoré con ‘Yerma de la Tabora’, donde tenía dos o tres secuencias. De pronto sentí algo muy bonito. Vi que me sentía muy cómoda con una cámara delante.

¿Qué te quiere la cámara?
Y yo a ella. La cámara para mí no es sólo eso, es un equipo de gente que trabajan a la vez. La cámara en realidad es un ojo que todo lo ve. Creo que no es fácil engañarla, cuando está ahí es capaz de hacer algo imperdurable. La cámara puede hacer que un momento mágico dure para siempre.

Pero el teatro es muy diferente. Es una sensación muy especial ver como el público se va calentando poco a poco en la risa. Mi secreto es pensar que el público me quiere para trabajar desde la relajación; o que me acompaña alguien especial. Gente que está o ya no está, pero que me ha dado algo bueno. Así, le dedico lo que hago a ellos. Me suelo decir: “esta va por ti”.

¿A quién recuerdas más?
Yo me acuerdo mucho de Jordi Debodé. Porque se me fue hace poco, y con él he tenido muchas conversaciones muy hermosas, me acuerdo mucho de él. Otra compañera, que falleció hace poco y de verdad que ella sí está. También gente querida mía, o amigos. Es un pequeño espacio para mí que me ayuda a convertirme en Lucia.

¿Próximos proyectos?
Pues tengo una obra de teatro por la que estamos peleando por los derechos, aunque no te puedo decir cuál es. Hay dos personajes y me gusta mucho el texto. Estaremos hasta el diez de marzo de gira, así que será para luego. Bueno, y esperando que me llamen de cualquier sitio, ya sea cine, teatro o televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!