jueves, 21 de marzo de 2013

Fernando Cayo se convierte en terapeuta


En lo que se llena el patio de butacas del Teatro Bellas Artes, Fernando Cayo, el actor monologuista, conversa con cada uno de los espectadores. La obra que va a comenzar se constituye como una relajación de la vida matutina. 'La terapia definitiva', basado en 'Cerebros verdes fritos' de Jacobo Fo, se encuentra animando a los madrileños a entender con ritmo, elegancia y humor la razón de la existencia humana.


Fernando Cayo en el escenario del Bellas Artes.
Fernando Cayo es actor, director y músico vallisoletano de amplia formación. Quizá pueda recordarlo por sus innumerables apariciones, como en la película de Almodóvar ‘La piel que habito’; en ‘El Orfanato’, dirigida por J.A. Bayona y producida por Guillermo del Toro; o en la serie de televisión ‘Punta Escarlata’. Cuenta, entre otros varios,  con el premio al mejor actor del Festival de Cine de Toulouse, del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores de Granada o el que recibió en 2002, del Festival Ibérico de Cine de Badajoz. En teatro es reseñable su actuación en 'La vida es sueño' para la Compañía Nacional de Teatro Clásico, o en 2009 con el montaje de Animalario ‘Tito Andrónico’ para el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

El actor se enfrenta, en solitario, a un teatro oscuro. Decorado con mesura. A la derecha se encuentra la batería que el músico Geni Uñón acaricia con inteligencia. Al fondo, unas pantallas. Sobre el centro del escenario, un cajón a modo de mesa, banco o lo que quiera el actor. Y al fondo una pequeña barra de bar. Entre todo, Fernando Cayo comenta con soltura los entresijos del hombre o el entendimiento de las relaciones. Como si de un libro de autoayuda se tratase. ¿Y para quién? Para un público que ronda más de treinta años, que carcajea disimuladamente y sale conversando con tranquilidad.

EXPLÍQUESE MEJOR, POR FAVOR

‘La terapia definitiva’ es, según relata la sinopsis de la obra, como  “un recorrido absurdo  por la filosofía, la religión, las relaciones de pareja, los traumas de la infancia y la adaptación del hombre a la civilización”. Se trata, sin más, de una conferencia psicodélica sobre la estupidez y los estrambóticos mecanismos del ser humano. Un ejercicio terapéutico oficiado por Fernando Cayo y el músico Geni Uñón. En conclusión, “un viaje a lo más profundo de la existencia humana de la mano de la mística y la cáustica”. O lo que es lo mismo: una divertida forma de descubrir lo absurdas que pueden resultar las relaciones humanas.

Después de haber recorriendo la península como show man en ‘Salvaje!!!’ – un mordaz espectáculo de creación propia – el actor Fernando Cayo, con su productora Producciones Pachamama, regresa al teatro con una visión diferente. Sobre todo después de sus trabajos con la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Ahora, los espectadores pueden disfrutar de la obra de Fernando Cayo, ‘La terapia definitiva’, en el Teatro de Bellas Artes del cinco al treinta de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!