lunes, 17 de junio de 2013

El ciclón ‘Eoloh!’ sopla en el teatro

El viento en la sala alcanza los 160 km/h y caen diez kilogramos de nieve. 

En el Teatro Nuevo Alcalá silva el viento imponente. No se sabe de dónde procede, mas la duda asalta a los espectadores. No se sabe a dónde va, pero entre el desconcierto aparece la risa. Así es, que el ciclón de diversión ‘Eoloh!’ ha tocado tierra en Madrid. Un espectáculo de circo que “tiene muchos efectos especiales”, según comenta Manuel Coronado, director del evento teatral. 

Normas de seguridad, reparaciones urgentes, intensa colaboración con azafatas y todo el ajetreo de un aeropuerto internacional. Un revuelto de alegría que  permite iniciar un mágico y trepidante vuelo donde cabe público de toda edad y condición. Y es que entra en un aeropuerto muy especial desde donde dejará volar la imaginación, con la ayuda de ‘Eoloh!’, “un Dios que necesitaban  para que levantase el vuelo del espectáculo, al que se invoca para ayudar a que con su soplo consiguiese elevar el ánimo del público”, continúa explicando Manuel Coronado.

RIESGO EN EL AIRE

‘Eoloh!’ aparece como un circo que va más allá de lo convencional. Un regalo para los sentidos donde nos envuelven coreografías aéreas, con el viento del Dios Eoloh y una gran proyección de vídeo. Además de que “hay viento potente que se siente en el espectador, que se ve irremediablemente interactuando con la diversión”, comenta el director. Y es que la velocidad del viento de Eoloh en la Sala alcanza los 160 kilómetros por hora, velocidad suficiente para el despegue de un avión de hélice. Para finalizar, caen diez kilogramos de nieve sobre los espectadores en la tormenta final que, para la tranquilidad del espectador, “es recogido y reciclado para la siguiente representación”.

“Hay unos números  muy fuertes y arriesgados que sólo se pueden practicar con cierta edad”, comenta Manuel Coronado. Un evento divertido en el que hay ciertos elementos que resaltan especialmente: “Exotismo, belleza y juventud como parte muy importante del espectáculo”, resume el director. Los artistas que componen el evento circense proceden de Estonia, Polonia, Reino Unido, España o Etiopía; y rondan entre los 18 y 25 años. Gente joven y muy preparada – algunos de ellos proceden de la escuela Rusa – para números tan arriesgados como el trapecio volante con triple salto mortal, acrobacias con cubos, cama elástica, barra rusa… En total, trece números que abarcan toda las especialidades circenses

“‘Eoloh!’ es juguetón, un pelín macarra y la lía un poco en el teatro”, dice Manuel Coronado. Es un potente e imprescindible hálito de vida, un viento viajero, audaz, a veces travieso, y siempre un vendaval de sorpresas, de emociones y de risas. Un viaje desde un aeropuerto único, donde lo insólito y lo auténtico nos transportan en brazos de Eoloh, allí donde aterrizan nuestros mejores sueños. Ahora, es el momento de que el público forma parte del pasaje de un vuelo excepcional y levante su mejor sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!