jueves, 15 de agosto de 2013

¡Trónchate de risa con 'Las Tesmoforias'!

“–En la Asamblea de las Tesmoforias se respeta a todo el mundo, ¿eh? –No, si yo a ésta sólo querría arrastrarla por todo el peristilo, pero sin embargo me aguanto.” Así es, este pedazo de diálogo de la función sería el pie en el estreno de ‘Las Tesmoforias’, bajo la dirección de Esteve Ferrer y escrita por Juan Copete en el Teatro romano de Mérida, para que dos espectadores comentasen: “ –Espero que estos cojines los limpien bien después, ¡están llenos de polvo! –Y de la risa, también de algo más…”.

Escena de 'Las Tesmoforias'.
La 59 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida abre sus puertas a la comedia. Después de ver danza con el Ballet Nacional de España y la sinfónica de Extremadura, y las tragedias de la cual la actuación más portentosa fue la de Concha Velasco en ‘Hécuba’, llega una comedia blanca y brillante a la arena de Mérida. “Yo soy un gamberro por naturaleza, y me he juntado con un calamonteño como es Copete. Es decir, estamos el hambre y las ganas de comer. La hemos liao’ parda”, refunfuñaba el director de la función en la rueda de prensa de presentación de ‘Las Tesmoforias’. El ciclo cómico cerrará el festival la semana que viene con ‘Los gemelos’ de Plauto, otra puesta en escena extremeña.

Un reparto de doce actores y cuatro figurantes dan vida a más de una veintena de personajes acompañados en escena por burros, gallinas y palomas. En ocasiones los actores tienen treinta segundos para cambiarse el vestuario y enfrentarse al público, lo cual supone un gran esfuerzo. Algunos intérpretes son hasta seis personajes diferentes, como es el caso del actor natural de Badajoz, José Luis Martínez. Un enloquecimiento que ya ha tenido consecuencias. “Yo no soy una amazona, así que subiéndome a una mula me rompí la pierna”, calcula  la actriz Ana Trinidad, que tuvo que acudir al Hospital de Mérida de urgencia en la madrugada del pasado martes seis de agosto, días antes del estreno de ‘Hécuba’.

LOCA COMPAÑÍA DE TEATRO

“Es una locura, pero es que todas las señales nos indicaban que va a ser un éxito”, confiesa Esteve Ferrer. El director explica que lo sabe porque “cuando vamos a salir a escena nos encontramos montañas de mierda ante los camerinos”, resultado de la producción animal, y que el refranero español relacionara la cantidad ingente de este compuesto con la afluencia de público, en una función. Y porque además “la actriz Ana Trinidad sale en silla de ruedas debido a que se ha changao’ una pierna, y los supersticiosos dicen que es señal de triunfo total”.

Momento de monólogo para Marta Calvo, actriz de 'Asuntos personales'.
‘Las Tesmoforias’ relata cómo llega hasta los oídos de Eurípides de que las mujeres de Atenas están dolidas por la imagen que da el autor sobre las féminas en sus tragedias. Dolidas por presentarlas como locas, asesinas, ninfómanas y suicidas utilizan la celebración anual de las Tesmoforias, dedicada a la fertilidad y su diosa Deméter, como tapadera para tramar un plan que haga a Eurípides pagar por sus injurias. El dramaturgo, aterrorizado, pide ayuda al afeminado poeta Agatón para que finja ser mujer y se cuele en la celebración de las Tesmoforias pero se niega rotundamente, y entonces consigue que se infiltre su suegro, Msiloco. Un escándalo que acaba liado en un torbellino de jolgorio.

La historia no se había contado nunca antes, desde que la hubiera escrito Aristófanes, o si acaso lo había hecho algún grupo Amateur. Así, y con un influjo de Darío Fo –actor y escritor de teatro italiano ganador del Premio Nobel de Literatura de 1997 – al que Esteve Ferrer considera su maestro, la diosa Ceres desde el centro de la escena observa como los actores Pablo Viña, Fermín Núñez o Ana Trinidad se ponen respectivamente en la piel del suegro de Eurípides, Msiloco; Eurípides y Nania, una de las tesmoforias.

SELLO EXTREMEÑO

Samarkanda y Triclinium Teatro son las compañías teatrales que ponen la nota extremeña de humor clásico hasta el día 18. Tan clásico, que el director comenta que “el montaje es convencional, recuerda a los de los 80’ y 90’ en el festival, aunque adaptadas a las técnicas audiovisuales actuales”. Tan extremeño que la agrupación teatral Samarkanda procede de Almendralejo, y Triclinium de Mérida. Sus actores son todos naturales de la región, hasta el dramaturgo, Juan Copete, que es de Calamonte. La excepción la marca Marta Calvo, conocida por su papel en ‘Asuntos personales’, que además de ser la primera vez que vienen a Extremadura confiesa: “Fíjate la impresión que me dio el teatro, que al verlo no pude evitar que se me cayeran las lágrimas”.

De izquierda a derecha: Pablo Viñas y Fermín Núñez.
Detrás de toda la trama loca, rápida e hilarante se contraponen dos posturas: la de Eurípides y la de Aristófanes. Una verdadera guerra literaria. Además de una lucha por descubrir que actor puede llegar a ser el más afeminado. Una verdadera demostración que llena el escenario de plumas (de paloma). Referido a los dramaturgos, se presenta la disputa por demostrar qué prefiere el público: teatro sobre tragedias sociales contadas como un gran drama escandaloso, o la presentación de temas con las características de la comedia clásica: bromas con argumento en las que algunos reputados ciudadanos sufrían chirigotas, e incluso los dioses, y donde quedada la vida literaria, religiosa, social, cultural e incluso política envuelta en las bufonadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!