domingo, 10 de noviembre de 2013

David Mora: “Pensé que en cualquier momento entraría la policía al teatro”

Fotografía de David Mora en Facebook.
El actor interpreta a Tino en ‘Una vida perfecta’: un joven que lucha por formar una familia con su novio.

“He estado en Cáceres, de veraneo en El Gordo, en la zona de la Vera…” Una historia de verano que se suma a otras de tantas. Aquellas páginas escritas con el acalorado pensamiento de que tras tres estaciones, todo volverá a repetirse. Ese capítulo estival difícilmente olvidable. David Mora, Tino en ‘Una vida perfecta’, evoca el tiempo que ha pasado tantas y tantas veces en Extremadura.

Su tío vive desde siempre en estas tierras, y de hecho venía mucho cuando era tan sólo un alevín. “Recuerdo que vine un año que hubo inundaciones, el río se había desbordado…”, relata David Mora. Una de tantas anécdotas que recuerda el actor de la tierra que le vio dar sus primeros pasos. En realidad, continua explicando: “He tenido la suerte de poder volver estos dos últimos años a presentar cortos en Fancinegay Extremadura, y quitarme ese recuerdo”. ‘Una vida perfecta’ se estrena en el festival de cine FanCineGay de Extremadura.

La obra es creación de Alejandro Melero,  que se erige como director. El texto es obra de Paco Rodríguez, y la producción corre a cargo de Isidro Romero. Y para ponerse en la piel de los dos personajes principales están Javier Martínez –que sustituye a Nicolás Gaude – y David Mora. Todos ellos son las principales cabezas del cartel de ‘Una vida perfecta’, que verá la luz la noche del domingo 10 de noviembre en el Teatro López de Ayala de Badajoz.

Imagen promocional de 'Una vida perfecta'.
La historia se había presentado ya en la sala Azarte de la capital madrileña, cerrando este verano la temporada en la ciudad. Así, cuenta que el mundo está dividido en dos grupos: los que tienen dinero y los que no pierden la esperanza de conseguirlo. Álvaro está en el primero, pero Tino forma parte del segundo. ¿Son felices? ¿Se aman? ¿Por qué están juntos? Hay un objetivo que sí tienen claro y por el que están dispuestos a luchar: ser, por encima de todas las dificultades, una familia.

QUE HABLE EL INTERPRETE

¿Cómo es Tino de ‘Una vida perfecta’?
Tino es un chico de Orcasitas – un barrio de la periferia de Madrid- que trabaja de reponedor en el súper de su barrio (¡con mucho orgullo!), aunque su sueño sería montar una cafetería para hacer tartas de chocolate como su abuela Chavelita. Puede que su lenguaje no sea refinado como el de Álvaro, e incluso pueda resultar barrio bajero, pero dice las cosas muy claras. Inocente, transparente e impulsivo, este “macarrilla” tiene un objetivo claro en la vida: formar una familia.

¿En qué te has inspirado para conseguir representar su personalidad?
Cogí varias cosas de mí mismo: la inocencia, la alegría, las ganas de tener hijos. Para desarrollar el lado macarra, que sería en lo que más me puedo alejar del personaje. Me vi muchos vídeos de YouTube, y cómo no, la temporada entera de ‘Gandía Shore’. Mentiría si dijese que me fui una semana a vivir a Orcasitas y me puse a trabajar en un súper. Jaja…

En tu carrera artística, ¿cuáles han sido tus referentes?
No tengo referentes marcados. Me gusta mucho la versatilidad de Christian Bale, la sensibilidad de Susan Sarandon, o el carrerón de Kate Winslet. Aquí en España me quedaría con Quim Gutiérrez. Más allá del mundo del actor: soy fan de Tim Burton, del ingenio de Woody Allen o de la música Pop.

ALMA DE ACTOR

¿De dónde nace tu pasión por la interpretación?
Supongo que desde cuando en el colegio íbamos a representar ‘El libro de la selva’ y la profesora preguntó “¿Quién quiere ser Mougli?” Y ahí me planté en taparrabos en medio del salón de actos. Desde pequeño he sido muy inquieto. En Navidad, siempre teníamos algún espectáculo para representar delante de mi familia y amenizar así la comida. También aprovechábamos para sacar un aguinaldo.

¿Has encontrado algún tipo de obstáculo para formarte?
El único obstáculo que he encontrado ha podido ser yo mismo. Por no estar seguro, uno no se arriesga. Y el dinero… ¡Que la formación actoral es muy cara!

¿Qué te han aportado tus estudios en Comunicación Audiovisual?
Me han aportado todo ese mundo que hay detrás de las cámaras, todo eso que es fundamental conocer para ser actor: los tipos de planos, saber interpretar los guiones, el vocabulario cinematográfico, la magia del montaje, cultura general sobre el cine… No me arrepiento ni un segundo de haber estudiado Comunicación Audiovisual porque no sólo me ha formado como actor sino como persona.

¿Por qué participar en el Festival FanCineGay de Extremadura?
¿Por qué no? Ellos nos invitan, y yo vengo encantado. Es una oportunidad de salir de Madrid y que mi trabajo se vea en Extremadura. Llevo varios años viniendo al festival. Vine dos años a presentar cortometrajes  – ‘Pajaritos’ y ‘El desayuno de los campeones’ –, y este año tengo la oportunidad de venir con la obra de teatro y ver las reacciones en directo del público extremeño.

TRABAJOS ANTERIORES

¿Estás trabajando en algún proyecto con el director Roberto Pérez Toledo?
¡En qué no estamos trabajando Roberto y yo! Él y yo estamos siempre creando, formamos una pareja artística muy buena y ambiciosa, con muchas ganas de currar. La verdad es que nos compenetramos bien, tanto delante como detrás de las cámaras. En estos momentos tenemos algo entre manos. Esperemos poder empezar a rodar antes de fin de año. Y en un futuro algo más lejano… un viaje al otro lado del charco.

¿Cuándo comenzó tu relación laboral con el director de ‘Seis puntos sobre Emma'?
Nuestro primer trabajo juntos fue un corto llamado ‘Pajaritos’ que, precisamente, presentamos en Cáceres.

¿Recuerdas alguna anécdota de tus comienzos?
Como director, te puedo contar que aprendí mucho de mi proyecto de fin de carrera, un corto llamado ‘Welcome’. Se me ocurrió rodarlo en el aeropuerto de Barajas, con tres señoras mayores y un niño… ¡He aprendido la lección: rodar en sitios más controlables y sin niños! Jaja… Y una anécdota más reciente como actor: interpretando una escena de violencia en una ‘Una vida perfecta’, sin querer llamé al 112, y no podía colgar el teléfono. El teleoperador debió fliparlo con mis gritos. “¡Hijo de puta, como toques a la Cari te reviento!”, recuerdo que decía. Yo pensé que en cualquier momento de la función entraba la policía al teatro.

TRABAJOS FUTUROS

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Dicen que da mala suerte contar los proyectos futuros hasta que no esté todo cerrado, así que sólo diré que puede que próximamente grabe un largometraje, y que he retomado la escritura. Tengo ganas de ponerme a grabar mis propias historias.



3 comentarios:

  1. Fe de erratas: el director de la obra es Alejandro Melero, pero su autor es Paco Rodríguez.

    ResponderEliminar
  2. El escritor de la obra, dirigida por Alejandro Melero, es Paco Rodríguez.
    Saludos, la productora.

    ResponderEliminar
  3. Corregido. Mil disculpas.

    Le deseo una muy feliz Navidad.

    Un saludo,
    Miguel Doncel

    ResponderEliminar

¡Recomienda este blog!