sábado, 23 de noviembre de 2013

José Luis Gil: “Doblé la voz de Jim Carrey cuando era un completo desconocido en España”


El actor conocido por interpretar a Juan Cuesta en ANHQV ha estrenado ‘El gran favor’ en el Teatro Reina Victoria de Madrid.

Su voz se precipitaba. “La amistad es una relación como el amor, hay que nutrirlo. La amistad es particular,  une a personas totalmente opuestas entre sí”.  Aquella voz tatareada, dudosa y con la atrevida capacidad de enmudecer. Descubría a un hombre corriente, desenvuelto a la tarea de atender sus labores: El estreno de la pieza teatral ‘El gran favor’ en el Teatro Reina Victoria de Madrid. ¿El confesor? José Luis Gil.


“La amistad es algo muy importante, fundamental. Hay que fomentarla, porque la amistad supera todas las barreras”, comenta José Luis. Sus palabras se refieren al guion de ‘El gran favor’: En una noche cualquiera de una Semana Santa cualquiera en un bar de copas cualquiera regentado por un tipo que no es un cualquiera, llamado Charlie, se cuela un extraño hombre que vestido de nazareno y sin respetar que el bar ya está cerrado al público pide pan para torrijas desesperado por no poder cumplir el antojo de embarazo de su esposa. El encuentro absurdo, propio de Mihura o los Marx, da lugar a una amistad única entre dos personas increíblemente dispares.


La comedia sobre la amistad dirigida por Manuel Gancedo, y protagonizada por José Luis Gil y Mauro Muñiz de Urquiza –guionista y cómico en ‘Carta de Ajuste’ o  ‘Noche sin Tregua’–  estará en el Teatro Reina Victoria hasta el uno de diciembre. Una historia salpicada de testimonios sobre el amor, las relaciones y la amistad de personas extrañas.

CÓMO COMENZÓ

José Luis Gil Sanz (Zaragoza, 9 de diciembre de 1957) es un actor español de televisión, teatro, y cine, además de hacer sus trabajos como director, y lleva en el mundo del doblaje de los años 70’. Fue actor infantil en casi cuarenta programas dramáticos como ‘Estudio 1’, ‘Teatro de siempre’ y ‘Novela’, así como en temporadas infantiles del Teatro Español y el Teatro de la Zarzuela de Madrid, con representaciones para los más pequeños, de obras como ‘Las aventuras de Tom Sawyer’.

Después, miembro de un grupo de teatro amateur hasta los 16 años, se dedicó fundamentalmente a la interpretación de obras clásicas. Tras esta etapa, se reincorporó al teatro profesional en la compañía de José Calvo, al que considera su maestro. Después actuó con otras compañías en el Teatro Lara y en el Teatro María Guerrero, entre otros.


Con sólo veinte años fue contratado por los estudios Exa de Madrid, y fue entonces cuando comenzó su carrera como actor de doblaje. Dirigió y protagonizó el doblaje de varias producciones de Walt Disney Pictures entre las que destacan: 'Tarzán', la trilogía de películas de 'Toy Story', doblando a Buzz Lightyear; y 'Buscando a Nemo'. Además, colabora asiduamente en publicidad como locutor.

Su trabajo en 'Aquí no hay quien viva' ha sido duro – 98 capítulos de 40 minutos –, pero  La Unión de Actores en 2005 le hizo candidato del premio a Mejor Actor protagonista de televisión, pero no fue en esa ocasión sino en 2006 cuando recibiera la estatuilla. Por ello prosigue con 'La que se avecina', en la que lleva el recuento de más de cien capítulos y superando en la últimas temporadas los 90 minutos por capítulo.

‘EL GRAN FAVOR’

¿Cómo es su personaje en ‘El gran favor’? ¿En qué se ha inspirado para representar su personalidad?
El personaje es curioso, de los que creemos que no existen pero sí. Yo he conocido a alguno.  Es un hombre de mi edad que aún vive con su madre, viuda, y que se encuentra un poco sometida a ella. No tiene vida propia prácticamente. Ha sido educado de una manera tradicional, incluso él llega a ser, para el tiempo en los que vivimos, un poco anticuado.  Tiene una mentalidad tradicional con una visión idealizada de lo que es el amor y la vida. Así, se encuentra esperando que le ocurra algo grande. Espera encontrar al amor de su vida, pero vive en un mundo pequeño, muy limitado, en el que se ha dedicado a cuidar a su madre.

Me he inspirado en la intuición. En lo que he podido ver y comprender, fijándome en aquello de las personas que se me parecían, buscando la ingenuidad, que han vivido la vida de una forma diferente. Una ingenuidad total, sin malicia. Quizá por el hecho de no haber vivido lo mismo que el otro personaje: la noche. […]

¿Sientes algo especial por el Teatro Reina Victoria?
En el Teatro Reina Victoria no había trabajado, pero tengo grandes recuerdos como espectador. Muy buenos recuerdos. Comedias, funciones muy importantes. Pero como profesional  no había estado y me alegra porque es un teatro con mucha solera, es todo un honor.

¿Cuáles son las particularidades de ‘El gran favor’?
Lo que más llama la atención de cómo surgió la función viene por la amistad que me une con Mauro, con el que había compartido escenario. Teníamos ganas de trabajar juntos y nos animamos a hacer una comedia, un mano a mano entre los dos y trasmitirle el mensaje de la amistad al público haciéndoles reír. Una montaña rusa: pasar juntos los buenos y malos momentos que vivimos los dos actores en el escenario. Al final el público se involucra muchísimo porque siente empatía con el texto.

¿Un sufrimiento alocado?
Si hubiera que resumirlo en pocas palabras valdría con: Una comedia más que divertida. Es la comedia con la que la gente más se ha reído en el tiempo que llevo actuando.

ANHQV Vs. LQSA 

¿Hay algo que tuviera ANHQV y no tenga LQSA?
No, no. No tengo necesidad de hacer comparación alguna entre las dos. Comprendo que el espectador tienda a compararlas pero no las he tenido nunca. Hay que tener muy claro que cuando estás haciendo otra cosa con otro nombre, otros actores, otros personajes, otros escenarios… Estás haciendo otra serie. Y ocurren cosas que quizá no pudiera pasar en el proyecto anterior. El producto puede ser parecido pero al final acaba teniendo vida propia. Cuanto mejor parece una cosa peor parece la otra. El fenómeno ANHQV ocurrió, y el de LQSA está ocurriendo. […]

Pero es normal que el público tenga un referente en la memoria…
No olvidemos que el fenómeno ANHQV ocurrió en un momento en el que las televisiones eran algo que no es ahora. Las audiencias que ocurrían en una serie ahora son impensables. La oferta era distinta, con muchos menos canales.  Ahora se puede ver por Internet, puede emitirse en varios canales… Es difícil tener mucha audiencia. Con ANHQV se alcanzaba el 30% de share, incluso con los capítulos repetidos. Eso ahora es impensable.

EL MUNDO DEL DOBLAJE

En el mundo del doblaje, eres la voz de Hugh Grant, Tim Allen o Buzz LightYear (personaje de la película de Walt Disney, ‘Toy Story’). ¿Cómo empezaste a ser doblador?
Empecé muy joven en el doblaje, igual que en el teatro con películas que venían del extranjero. Eran chavales que empezaban a salir en las películas, con gente joven. El mundo del doblaje no tenía suficiente gente para cubrir todas esas ofertas y, bueno, me contrataron. Y aquí sigo. De vez en cuando, cuando se presenta alguna película en Madrid, prosigo con ese trabajo. Otras veces van a Barcelona, se reparte el trabajo. Pero bueno, mi trabajo en el doblaje ha sido muy intenso, con mucho trabajo.

¿Recuerda alguna película en la que se pudiera notar el cambio de tono de voz?

Sí, puede ocurrir que se note un poco. Pero en realidad no es apreciable para el público en general. Quizá algún aficionado al doblaje llegue a apreciarlo, pero no es un cambio grande. De todas formas se intenta respetar que no sea un cambio que distorsione, porque es recordado por el público para que no sea ese el comentario principal de la película. […] Por ejemplo cuando llegó la cinta ‘Ace Ventura’,  doblé la voz de Jim Carrey,  cuando era un completo desconocido en España, y lo hice esa única vez.  Nunca más. Luego se hacía en Barcelona. Y nadie ha notado nada. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!