martes, 26 de noviembre de 2013

Sangre de Capote

El escritor de 'A sangre fría' es considerado uno de los padres del new journalism



Caí del sueño. Aparecí en la cama, tumbada boca arriba y completamente sudada. No me había despertado de un sueño normal pero la sensación de intranquilidad tampoco me abandonaba, aun despierta. No sé por qué descuide en guardar el reloj que me regalaron, mi tesoro. Mi gran tesoro. Estoy realmente asustada. ¿Por qué? De pronto los ruidos se hicieron más fuertes, realmente debía haber alguien en casa… Así se debía sentir la hija de la familia Clutter antes de ser asesinada.



Mezcla de la inventiva del reportaje verídico con la ficción, ‘A sangre fría’ es una seductora versión de los asesinatos cometidos por dos sociópatas. El 15 de noviembre de 1959 en Holcomb, un pueblecito de Kansas (EE.UU.), los cuatro miembros de la familia Clutter – un agricultor, su esposa y dos hijos – fueron salvajemente asesinados en su casa. Los crímenes en apariencia carecían de cualquier motivo, y no había ninguna pista clara para encontrar a los asesinos.



El libro se sitúa entre la literatura y el periodismo. Se podría calificar como un gran reportaje. Una profunda investigación que ha ido evolucionando a la vez que la policía, trabajaba por resolver las dudas y buscaba pistas. El autor de la novela hace uso de su talento con la estilográfica para presentar una realidad que supera la ficción.

Tal que así, la novela fue publicada cuando un nuevo género periodístico avanzaba a grandes pasos: el reportaje. Exactamente en 1966, como símbolo de una corriente que acaba de absorber las principales cabeceras de los diarios de todo el mundo. Avanzando desde Estados Unidos al otro extremo del Atlántico. El new journalism, o Nuevo Periodismo.

El interés de Capote por el periodismo y su intensa colaboración con la revista New Yorker lo acercaron a la disciplina del reportaje de investigación, lo que dio como fruto la obra ‘A sangre fría’ (1966), creadora del género de la non-fiction novel que relata el caso real del asesinato de la familia Clutter, basándose en documentos policiales y el testimonio de los implicados. Por esta novela – junto a Norman Mailer y Tom Wolfe – Capote es considerado uno de los padres del new journalism. Un libro que le llevó siete largos años en narrarse. Por ello la crítica no tardó en saludarla como la novela más dura y significativa de la década de los sesenta.

NEW JOURNALISM

La ligereza y la brevedad de los textos periodísticos estadounidenses donde primaba la regla de la pirámide invertida – de los hechos más relevantes a lo que menos – sirvieron de detonante para aquellos nuevos escritores que veían una oportunidad de cambiar el estigma del paradigma de Harold Lasswell: qué, quién, cómo, cuándo y porqué; que encabezaban los principales diarios del país norteamericano. Sin embargo los jóvenes y raudos periodistas vieron una oportunidad de trabajo en ese estándar vacío que estaba brindando la información escueta y superficial de los hechos que ocurrían, y que en muchos casos pasaban inadvertidos por la falta de profundidad y seriedad impuesta desde sus redactores.

Para la realización de la novela Capote llevó a cabo una dilatada investigación de los terribles hechos que relata y entrevistó a muchas personas, manteniendo un estrecho contacto con los asesinos antes de ser ejecutados. Narrada con detallado realismo y una fría distancia, la novela es un estudio incisivo de la América de su época que expone el desorden y la violencia que laten bajo una feliz apariencia de progreso y desarrollo.

Tal que así, la presencia de los medios de comunicación en el texto se hace indispensable. La relevancia del hecho, el motivo de contarlo, cobra mayor vitalidad si todos hablan de ello. Quizá, por ello es interesante cuestionarse varias cosas: ¿La prensa esclarece o emborrona los hechos? ¿Es importante lo que se cuenta, es relevante para la vida? ¿Los medios de comunicación incitan a la rabia sobre los asesinos?

CASO CLUTTER,Y OTROS


¿Los asesinos? Dos jóvenes descarrilados, que por otra parte bien educados. La inventiva del asesinato tiene nombre y apellidos, y será su  mano la que empuñe el cuchillo protagonista de los asesinatos múltiples.  La personalidad de los criminales es expuesta con todo lujo de detalles, para terminar en una simplicidad de explicaciones venidas a más. Un análisis de la personalidad profundamente –y con acierto – que ayudan a esclarecer el crimen.

Recientemente un grupo de investigadores de la policía de Sarasota, una ciudad ubicada el oeste de la península de La Florida (EE.UU.) está cada vez más cerca de probar que Perry Smith y Dick Hickock, los protagonistas del libro 'A sangre fría', serían culpables de una masacre ocurrida hace 52 años. Smith y Hickock, quienes asesinaron a la familia Clutter en Holcomb (Kansas) huyeron de allí y se dirigieron a La Florida en un automóvil Chevrolet modelo 1956, el mismo tipo de automóvil en el que se movilizaban los sospechosos de violar a la madre de la familia Walker, que luego asesinaron junto con su esposo y sus dos hijos pequeños.
Agentes de la policía de Sarasota han pedido los permisos necesarios a la cárcel de Kansas -donde estuvieron presos y lugar de descanso enterno de los sospechosos- para poder hacer una prueba de ADN y así comprobar que son, de hecho, los hombres a los que han buscado durante más de cinco décadas.

TRUMAN CAPOTE


Y el autor. Truman Capote, o Truman Streckfus Persons. Nacido en Nueva Orleans  (EE.UU.) en 1924; y fallecido en Los Ángeles el año 1984. El novelista estadounidense pese al carácter profundamente realista de su obra, combinó en sus narraciones el misterio y el refinamiento literario, poniendo de manifiesto las oscuras profundidades psicológicas del sistema norteamericano a través de caracteres inquietante.

A los cuatro años sus padres se divorciaron y durante el resto de su niñez vivió la peripecia y la soledad del típico producto de "hogares separados" – inestabilidad o bonanza, traslados entre uno y otro progenitor –, todo ello con el horizonte imperturbable de las granjas del Sur profundo y rural. Su madre se volvió a casar con un próspero hombre de negocios apellidado Capote, nombre que adoptó Truman casi de inmediato.

Escritor precoz, desde muy adolescente había comenzado a pergeñar historias para, como él mismo diría, paliar la soledad de su infancia. A los dieciocho años entra a trabajar en el New Yorker y a los veintiuno deja el periódico y publica un relato, 'Miriam', en la revista Mademoiselle, que atrae la atención de los críticos y es seleccionado para el volumen de cuentos del premio O'Henry de 1946.

‘OTRAS VOCES, OTROS ÁMBITOS’

Después del galardón y tras haber conseguido que se hablara de su estilo "gótico e introspectivo" y de la influencia de Poe en sus cuentos, Truman Capote escribe, durante dos años ‘Otras voces, otros ámbitos’ (1948). Esta novela impresionó más por su abierto planteamiento de las relaciones homosexuales que por sus verdaderos méritos literarios, y por sus reflejos autobiográficos más que por su delicada exposición de las vivencias infantiles: un niño solo, Joel, que busca a su padre en el profundo Sur y termina por elegir a un transvestido como figura paternal. En esta su primera novela, Capote fue comparado con Alain-Fournier, el autor de 'El gran Meaulnes', por su peculiar objetivación poética del mundo de la infancia, por su atmósfera lírica y por su exaltación de la naturaleza.

Vinieron luego los años de sus viajes y de residencia en Italia, Grecia y España; visitó también la Unión Soviética. Durante la década de los cincuenta publica insuperables entrevistas en Playboy y termina una de sus novelas más deliciosas, ‘Desayuno en Tiffany's’ (1958). El relato gira en torno a Holly Golightly, una joven sofisticada a quien el supuesto autor del relato (está escrito en primera persona) tuvo por vecina antes de convertirse en escritor famoso. Holly es una muchacha que vive su vida, sin tener en cuenta los convencionalismos sociales y dispuesta a conservar su libertad como sea. Le gusta vivir y vestir bien, para lo cual no tiene inconveniente en aceptar dinero de los hombres. Fingiendo ser su prima, visita en la cárcel a un gangster, Sally Tomato, de quien más o menos inconscientemente hace de mensajera, y que le paga por ello 200 dólares cada semana.

En sus "horas negras", el mejor remedio que encuentra Holly "es tomar un taxi e ir a Tiffany's"; el ambiente elegante y la tranquilidad que allí se respira tienen la virtud de calmarla. Así pasa Holly por la vida, sin preocuparse por el pasado ni por el futuro; conservando un fondo de inocencia en medio de su alocada vida, que en muchos ambientes se consideraría reprobable. Al final, su amistad con el gángster le hará tropezar con la justicia y la obligará a abandonar el país, desapareciendo de la vida del autor.

A principio de los setenta, Capote comenzó a escribir la que sería su obra póstuma e inacabada, Plegarias atendidas. En 1975 publica Música para camaleones, un conjunto de relatos escritos con el magistral estilo de Capote, en los que bucea con implacable lucidez en la poesía y el horror de la vida. Capote, tal vez uno de los mayores narradores del siglo XX norteamericano, fue un maestro en el arte de la construcción imaginativa -tanto en el relato corto, reportajes o novelas-, y sobre todo un poseso de la perfección estilística. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!