domingo, 25 de mayo de 2014

Por qué has votado y por qué te la ha sudad...

Más de 36,5 millones de españoles han tenido derecho a voto para las elecciones europeas. Los colegios han cerrado en la Península antes que en el resto del continente. Y apenas cuando los líderes de los partidos esperaban ya en sus cuarteles generales los resultados de las elecciones, se revelaba otro dato significativo: ha acudido un sorprendente 6 POR CIENTO MÁS a las urnas.


La noticia revelada por la página web el Ministerio del Interior refleja los resultados tomados a las 20.00 horas, cuando manifestaba que la participación de españoles en los comicios europeos ha sido del 45,58%. Es decir, seis décimas más que en los comicios de 2009, cuando se situó en 44,9% a la misma hora.

¿EU...QUÉ?

Los esfuerzo por obligar a una gran masa de población a votar que se muestra desde hace largo tiempo ha sido una tarea ardua llevada a cabo por los representantes políticos europeos. Como el spot suprimido en Dinamarca protagonizado por Voteman, un personaje que se presenta con un grupo de mujeres mientras le practican una felación.

La apatía ante las elecciones europeas también es significativa en el resto de los Estados miembros. Las razones de esta indiferencia de la población ante las decisiones que se toman en Bruselas... ¿A qué se debe?

Las diferencias económicas que se establecen entre países, y dentro de cada uno de los que forman parte de la Unión Europea, marcan una fuerte brecha entre clases sociales, y que año tras año se hace más significativa. Cada vez son los salarios más bajos y mayor el dinero requerido para sobrevivir. Es una evidencia.El poder del Parlamento, en este caso, llega a la libre circulación de trabajadores, al establecimiento del mercado interior, a la investigación y el desarrollo tecnológico, al medio ambiente, a la protección de los consumidores, a la educación, a la cultura y a la salud; entre otros ámbitos.

Así se puede deducir, que los Derechos y Libertades de los ciudadanos quedan al servicio de las empresas, y en esta ocasión abalados por una serie de acuerdos que formaron la antigua Unión Económica Europea -es reseñable que el origen de la unión es meramente económico-, por una parte. Aunque, por otra parte, también es cierto que el surgimiento de este entramado de acuerdos constituyó la pacificación de una zona de históricos conflictos

De esta manera, el entramado de acuerdos significa poner aranceles para la pesca en determinadas zonas para regular la competencia, es decir: la oferta y la demanda de productos de determinadas zonas. En particular, es de sobra conocida la permanente tensión en la frontera entre España y Portugal entre los comerciantes de frutas y verduras. Los camiones precedentes del Sur de España hacia Europa son saboteados en la frontera por agricultores franceses. 

Y QUIÉN CONFÍA


En los últimos cinco años los poderes políticos y económicos de la Unión Europea han aprovechado la crisis y el miedo de la mayoría de la población -a perder su empleo o prestaciones sociales- para acometer una serie de legislaciones que ha formado una verdadera “doctrina de choque” para instaurar el neoliberalismo.

Se intenta confundir a la opinión pública pues se discuten estas leyes como si fueran meros asuntos técnicos, cuando en realidad afectan a aspectos básicos de nuestras vidas. Entre ellos, menores salarios, más paro y precariedad, servicios públicos privatizados, desahucios, una intensificación de la opresión, dominación y explotación patriarcal, la pérdida de pensiones, aumento de los impuestos y precios de los bienes y servicios más básicos, violación del derecho de atención médica adecuada, redadas racistas, represión policial, tasas judiciales, contaminación y cambio climático, pobreza energética o el desmantelamiento de programas de ayudas y becas.

CRISIS DEL EURO
Desde el estallido de la 'Crisis del Euro' en 2010 y la aprobación de un paquete de préstamos a Grecia -que en realidad era para pagar los servicios de la deuda a la banca europea-, la Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea han adoptado un gran número de nuevas reglas, leyes, acuerdos e incluso un Tratado, con la intención de abordar la crisis con una formula bien definida.

Una vuelta de tuerca neoliberal y autoritaria traducido en recortes en gasto social, privatizaciones, eliminar derechos sociales y laborales, asegurar el pago a los acreedores, incrementar el poder del gran capital. Es decir, austeridad. 

Se trata de un complejo sistema regulador que incrementa enormemente el poder de las decisiones políticas en manos de tecnócratas -neoliberales- en la Comisión y el Banco Central Europeo. Estas instituciones están fuertemente influenciadas por el poder financiero y económico, haciendo muy difícil, sino imposible, a la sociedad organizada interferir en la toma de decisiones o cambiar las relaciones de poder.

EL NEOLIBERALISMO 

Todo este relato anterior es la parte menos bonita de los emprendedores. ¿Qué quiere decir eso? Para entenderlo, conviene explicar qué es el
 neoliberalismo. El nuevo liberalismo, liberalismo tecnocrático, es la corriente política inspirada en el liberalismo que surgió a mediados del siglo XX en oposición a las posturas tradicionales del Liberalismo clásico o primer liberalismo.
El término neoliberalismo fue acuñado por el académico alemán Alexander Rüstow, sociólogo y economísta alemán, en 1938. Entonces, definió el concepto de neoliberalismo como "la prioridad del sistema de precios, el libre emprendimiento, la libre empresa y un estado fuerte e imparcial". Para ser neoliberal es necesario requerir una política económica moderna con la intervención del Estado.
Alexander Rüstow.


El término se puede usar con diferentes connotaciones políticas, tanto positivas como negativas. Otras veces se usa como término técnico para referirse a ideologías y teorías económicas que promueven el fortalecimiento de la economía nacional a través de la aplicación de recomendaciones de la escuela neoclásica en la política económica de un país, como por ejemplo -y además de la internacionalización del trabajo- el recientemente instaurado, con una controvertida ley, despido libre. Es decir: desregulación del mercado.

El trabajador es un elemento más de la empresa, y no puede salir tan caro al empresario. En Europa el ciudadano se ha acostumbrado a un Estado de Bienestar -elegantemente extendido como regalo de la fatigoso historia reciente- que ha dejado al continente atrás en la carrera de productividad. Por despido libre se entiende normalmente que es la libertad indiscriminada del empresario para despedir a un trabajador siempre que lo tenga por conveniente, sin tener que pagarle indemnización alguna, cosa que ningún sistema u ordenamiento jurídico debe admitir porque va en contra de los Derechos y Libertades de los ciudadanos..La división internacional del trabajo o la globalización, convierte a personas en elemento del engranaje empresarial.

UNA GENERACIÓN POR CONOCER

Los Milleniams ha sido ese sector de la población que los gobiernos europeos han tratado de captar con fuertes campañas publicitarias. De todas maneras, los resultados hablan por si mismos. La generación Milleniams es aquella que ha nacido entre 1983 y 1993, los hijos del 'baby boom', que vivieron la entrada del milenio y vivieron bajo el paraguas del bienestar económico. 
La generación que han intentado reclamar con fuertes campañas de marketing que no les ha funcionado a los Gobiernos europeos. La gente joven prefiere, antes que obtener grandes cantidades de dinero en un trabajo al que ir en traje, un puesto en una empresa que valore lo que puede ofrecer y deja rienda suelta a la creatividad del trabajador.
Gran parte de ellos están afectados por el paro, de hecho en España, de los 5.778.100 de parados que hay 970.200, corresponden a jóvenes por debajo de los 25 años. Pero esta generación es la que se le está haciendo de rogar. ¿Tal vez por la basura que prometen para la vida? ¿Por qué somos una generación malcriada? ¿Tenemos una visión del mundo y unas expectativas demasiado sinceras? ¿Por qué pa' lo que hay me lío la manta y me voy? ¿Por qué así no hay futuro? Tal vez, porque queremos ser, sencillamente, felices. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!