sábado, 30 de agosto de 2014

Ceres 2014: Reivindicación y emoción

La gala de premios cuesta 836.000 euros, reconoce lo mejor del teatro, y reúne artistas de todo el país y a Campamento Dignidad.

Foto de familia de los premiados. 
Mérida, un Olimpo para los Dioses. Miles de personas han estado aclamando por la belleza y la grandiosidad del teatro en el graderío, el peristilo y por todo el corazón del arte de la interpretación: el Teatro Romano de Mérida. La gala de los Premios Ceres 2014 ha aglutinado a artistas de todo el país, en una velada llena de sentimiento y reivindicación por diferentes frentes.

"Hemos utilizado fuego en la gala para calentar un poco esto, nadie habla del IVA cultural", comentaba con sarna el conductor de la gala Carlos Sobera. El presentador, que aparecía en el papel del emperador Augusto. Casualmente, se celebra en la capital emeritense el bimilenario de la muerte de Cayo Julio César Augusto. 

Así, antes de comenzar el espectáculo, ha relatado a los medios de comunicación qué tiene de especial la gala de los Premios Ceres: "Es diferente, única, exclusiva. No es tradicional, es muy teatral y con una puesta escena muy medida. Sobretodo, con unos textos clásicos literarios muy cuidados. Tiene, por otro lado, muchas estrellas, y además de verdad. Y no lo digo solo por mí. Tiene también un concepto de gala con unas connotaciones muy buenas y diferentes, que la hace ahora mismo la mejor gala de este país". 

El presentador se refería a los efectos de fuego instalados a lo largo del escenario. Además, había otros elementos en la escenografía. Dos pantallas gigantes, mapping diferentes -o los repetidos de otros años-, una alfombra que cubría todo el escenario, una estructura blanca que discurría por todo el Teatro Romano, cámaras, luces y serpentina como golpe final.

Actuación de Miguel Poveda.
Y quizá, por eso, la noche se ha centrado en la caída del emperador en pleno olimpo de los Dioses, que han sido representados por los artistas. María Adánez, Carmen Machi o Natalia Sánchez. Además de los actores que vinieron invitados al evento, un sinfín de caras conocidas entre las que se encontraban Javier Gurruchaga, Miriam Díaz-Aroca, Rafael Amargo, Mar Reguera, Marcial Álvarez y Marisol Ayuso. Además de un público entregado y emocionado que aplaudía enérgicamente la aparición de Sobera.

UNA GRAN FIESTA


La iniciativa que puso en marcha en 2012 la dirección del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, de la mano de Jesús Cimarro junto con el Gobierno de Extremadura, ha celebrado este año su tercera edición. La capital extremeña alberga cada doce meses desde hace sesenta ediciones una de las citas más importantes de España y del mundo con el teatro. Por eso, nadie duda de que es un paso obligado la ciudad de Mérida, su teatro, como un honor de reconocer el trabajo en este campo de la industria del país. 


Ana Belén y Miguel Poveda.

La colaboración camina hacia el agradecimiento. Si ya el director del Festival de Mérida se ha llenado de fuerza por parte de todos los profesionales del mundo de la cultura española, la bajada en el porcentaje del impuesto de mano del presidente del Gobierno de Extremadura, José Luis Monago, ha sido otro orgullo. Por otro lado, por haber apostado por la resurrección del Festival de Mérida y de toda la cultura en general. El elogio le llegó a través de las palabras de la veterana actriz Concha Velasco: "No nos podíamos ni imaginar lo que está haciendo por la cultura", sentenció. Sobre su estado de salud, la artista comentó que "he estado apunto de palmarla"

PREMIOS Y PERSONAJES

Tras un repaso a los artistas fallecidos a lo largo del año, el Teatro Romano se convertía en el Olimpo de los dioses. Paco Tous como Cupido, Gorka Otxoa bajo la piel de Baco, Natalia Sánchez dando vida a Proserpina y Fernando Ramos interpretando a Vulcano eran los primeros en presentarse al público. Mientras, se iban entregando los premios a los artistas uno a uno.

Concha Velasco con su Premio Emérita Augusta.
Como el de Tatiana de Sarabia, Premio Ceres de Teatro 2014 al Mejor Vestuario; y Garbiñe Insausti a la Mejor Caracterización, fueron las primeras en recoger sus reconocimientos. Tras ellas, llegaba el turno de Kiti Mánver que, tras agradecer su Ceres como Mejor Actriz, declaraba sentirse "muy afortunada y privilegiada de pertenecer a ese universo creativo" de Juan Carlos Rubio, autor de 'Las heridas del viento', espectáculo por el que recibía el galardón. 

CAMPAMENTO DIGNIDAD

Pero la fiesta fue un poco más allá. Hasta la puerta del Teatro Romano de Mérida, donde se han reunido una multitud de la plataforma ciudadana Campamento Dignidad. El grupo de manifestantes basa su protesta en el gasto desmesurado para una noche, mientras que hay familias necesitadas en la ciudad. 

Ante todo, han asegurado en reiteradas ocasiones que necesitan la ayuda de emergencia prometida y que aún no les ha sido abonada desde mayo de este año. Esa ayuda la destino el gobierno central a los ayuntamientos, para los parados de larga duración. En total, 250.000 euros repartidos en dos tandas que parte de las familias no han cobrado. 

La consejera de cultura, Trinidad Nogales, ha asegurado que se han invertido 836.000 euros para la gala de los Premios Ceres 2014. Además, ha agradecido al Festival de Teatro el éxito de espectadores, cifrado en más de 170.000 personas que vieron la gala. Así, la oposición, el PSOE, ha calificado que es un despilfarro y ha denunciado que ese dinero debería haberse dedicado a crear empleo y ayudar a los parados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!