domingo, 24 de agosto de 2014

'Edipo rey' es el fin del Festival de Mérida

La composición de Denis Rafter y Miguel Murillo trae la historia del hijo que mató a su padre y se casó con su madre desde que la contase en 2008 Ernesto Alterio y José Luis Galiardo.  

José Vicente Moirón y Memé Tabares en una imagen tomada por Jero morales.

El remate final a la 60º edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida ha sido bordado con la materia prima que el dramaturgo extremeño Miguel Murillo ha creado con 'Edipo rey' de Sófocles. Al final, el bello escrito ha pasado por la doble batuta de Denis Rafter y el mismo Murillo, para que el público se deleite con la historia más veces relatada en las tablas romanas.


Cuando Edipo apareció con los ojos ensangrentados, la obra se encontraba en su mejor momento. El rey de Tebas había conocido su destino. El público había conectado. Es en esta escena cuando el 'Edipo rey' de Miguel Murillo y Denis Rafter llega al momento álgido del relato: cuando el espectador empatiza a la perfección con la historia, con los personajes y, en definitiva, con la desolación y la desesperación de Edipo. El trabajo lírico de los actores, en forma de largas jornadas de trabajo durante apenas dos meses, se nota en esta composición que la hace única. 



BROCHE DE ORO

"Mi sensación es de emburbujamiento. No me entero de nada. Pero estoy super contenta. Ya recabaré impresiones, pero creo que ha sido un éxito", relataba Memé Tabares en el estreno de la obra el pasado miércoles. "El público es el soberano, aunque los actores tengamos un sexto sentido y tenga miedo a equivocarme o a ser pretencioso, pero creo que hemos interactuado con el espectador y le ha llegado el drama de Edipo", comenta por su parte José Vicente Moirón. Y no es para menos, cuando apenas quedan horas para el último pase de 'Edipo rey' los datos de venta de entradas sobrepasa lo esperado. Todos los días, del 20 al 24 de agosto, alrededor de 2.000 espectadores han llenado el graderío del Teatro Romano de Mérida.

Edipo sin ojos. Imagen captada por Jero Morales.
Las cifras, y las sensaciones. Todo ha sido bueno. La compañía extremeña Teatro del Noctámbulo lleva más de dos décadas superándose y aprendiendo cada día. Hasta colisionar entre las columnas del Romano, en la que han contado con gracia, portento y salero el peor tramo de la biografía de Edipo, rey de Tebas. "Queríamos ser claros y tremendamente honestos: sin trampa ni cartón", sentencia el protagonista. 

La felicidad se notaba cuando el director irlandés Denis Rafter comenzó a cantar un tema típico de su tierra porque "no soy capaz de mostrar de otra forma mi felicidad por estar en un teatro reconocido mundialmente", relataba. Todos los artistas que se encontraban en el peristilo, el lugar donde se hacen las ruedas de prensa posteriores a la actuación, se animaron con el director en su dicha. 

Instantánea con Acetres tomada por Jero Morales.
Además, Rafet añade: "He podido trabajar con una grandísima actriz y un actor que casi es un hijo, uno de los mejores de España porque no todos pueden ser Edipo, y un director necesita un Edipo que puede ser hasta un Hamlet". Referente al texto, Rafter ha comentado que decidió mantener el relato lo más cercano posible a Sófocles "porque no podría parecer más listo que Sófocles". 

MADRE Y ESPOSA

Edipo tiene su reino: Tebas. Cuenta con la admiración de su pueblo y con el amor de su mujer Yocasta, viuda del rey muerto, Layo, y ahora hecha su esposa. La ciudad, devastada por el sufrimiento, llena de males, no aguanta más y sus habitantes se dirigen a suplicar a su gobernante ayuda. Así, desde Delfos, desde el altar de Apolo, Creonte trae una terrible noticia: conoce quien es el causante de todos los males y que la forma de hacerlos desaparecer es castigar al que los provocó.


De esta forma, el rey de los tebanos promete a sus lacayos hacer pagar al culpable. Tiresias, el ciego adivino, advierte a Edipo de que mida sus palabras ya que su destino ha sido marcado por el Dios Apolo. Al final, tras la muerte de Pólibo, rey de Corinto, al que Edipo siempre ha considerado su padre, una verdad llega hasta el trono de Tebas: El mismísimo Edipo mató a Layo y Yocasta, esposa de Edipo, es su madre.
Edipo tenía su destino marcado. Escuchaba voces, que le perseguían y le torturaban. Tenía el destino en su mente. Y es que Edipo mató a su padre y se casó con su madre. Edipo, llevó hasta el Inframundo a su madre cuando esta se enteró de la noticia. Edipo terminó sacándose los ojos al ver tanto horror, aclamando para sí mismo lo que sentenció para el culpable de las penurias del pueblo que siempre le amó. 
MÚSICA CELESTIAL 
Hasta en doce ocasiones se ha llevado a escena en la capital extremeña la tragedia de 'Edipo rey'. La última vez que se hizo más cercana al texto de Sófocles fue en 2008, con Ernesto Alterio como protagonista y José Luis Galiardo como Creonte. Pero en esta ocasión la forma cambia, como el coro, la escenografía y... todo. Además de la verosimilitud de la dramaturgia y la trabajada interpretación, la composición musical de José-Tomás Sousa, que tres mujeres - del grupo folk Acetres y con una de ellas embarazada-, Ana Jiménez, Ana Márquez y Laura Ferrera, hacen recorrer escalofríos con la perfecta y angelical tonalidad de sus voces.
Fotografía de Jero Morales.
La escenografía, compuesta por una docena de cubos semi destruidos que ayudan a avanzar el cuento, acompañan en su realista producción al apropiado vestuario de Luis Penco y Laly Moreno. Acompasados, todos los interpretes gozan de unas lineas de diseño que recrean la indumentaria clásica. Seda, colores pastel y largas túnicas que visten a los dieciséis actores que recorren el escenario. 
Y por supuesto la iluminación, que Alberto Álvarez Cruz ha diseñado "gracias a la ayuda y paciencia de todos sus compañeros", comenta el autor de un trabajo que ha seguido la linea de todas las representaciones. De esta, y todas las producciones que la escena emeritense ha tenido desde que Jesús Cimarro comanda la berbena del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. 
En definitiva, una pieza teatral que conjuga perfectamente interpretación, música, estilo y arte sobre el escenario. 'Edipo rey' ha conseguido impresionar al público por la madurez que la obra demuestra en cada minuto que los actores están en escena. Una obra extremeña merecedora de ser el broche de oro de la 60º edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!