viernes, 3 de julio de 2015

Adolfo Fernández: "La derecha es muy burra"

El actor conocido por su papel en 'Policias, en el corazón de la calle' está en Mérida hasta el 5 de julio con la obra 'Medea'.
Jasón y Medea. Imagen tomada por Jero Morales.




Un actor lleno de fuerza, una voz resonante y el carisma de un hombre que ama el teatro. La fuerza y el talento de Adolfo Fernández se subrayan en sus palabras cargadas de razón y sabiduría. El actor ha enraizado las plantas de sus pies en la tierra del romano en la 61º edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida para interpretar a Jasón.



El intrépido navegante del tremendo barco Argo, ha dejado atrás una vida de apasionantes aventuras. Las experiencias del marido de Creusa, hija de  han construido en él un ideario "subrayado por la figura del antiheroe", comenta Adolfo Fernández sobre su personaje. Y es que, después de tanto tiempo rodeado de males hacen de él un hombre confuso y obstinado.

La carrera de Adolfo Fernández despegó cuando apareció en 'Policías, en el corazón de la calle', pero también ha trabajado en series semanales como 'Águila Roja' o 'ByB'. De todas formas, se considera un actor forjado en el teatro. Mario Gas, director y actor teatral, ha sabido usar el jugo que aporto Adolfo en obras como 'Martes de carnaval', 'Frankie y Jhonny' o en 'A Electra no le sienta bien el luto'. Mientras, el cineasta José Luis Cuerda tuvo la oportunidad de tener toda su esencia en la gran pantalla en 'Todo es silencio'


LA ENTREVISTA


¿Qué significa Mérida para ti?

Una población absolutamente dedicada al teatro y eso se respira en cada bar, en cada tienda, por la calle… Y eso es maravilloso para la gente que nos dedicamos a esto, al teatro, desde hace muchos años. Los que vivimos del público ver como una ciudad se dedica con tanto entusiasmo y cariño al Festival de Mérida nos resulta maravilloso. Además, la cosa arquitectónica y el museo en el centro de la ciudad, las afueras con sus pantanos. Es realmente espectacular. A mi como hombre de teatro lo que me apasiona es esa gente que está al servicio de su festival. Es el festival de los ciudadanos de Mérida.

¿Qué tiene de particular tu Jasón?
Este Jasón con respecto a otros Jasones que yo he podido ver, tiene la figura del antiheroe muy subrayada. Jasón son dos Jasones. El joven, intrépido, el que se sube a la nave Argo para conquistar vellocinos. Y luego el viejo, la segunda parte, el que llega a una tierra que no es suya, desterrado y despojado de lo que no es suyo y destinado a ser político. Él mataría a Creonte y a toda su estirpe pero como no puede decide casarse con la hija de Creonte, Creusa. Al final decide formar otra estirpe con Creusa, le ofrece una vida burguesa y una buena educación para los hijos, un futuro en definitiva. Yo creo que este señor es muy interesante desde el punto de vista de Vicente Molina Fóix y José Carlos Plaza, como antiheroe, es muy interesante. Incluso me gusta mucho el momento de la confesión en la que relata que a él simplemente le ha puesto ahí, que no ha sido nada, que le dejen en paz.

Entonces Jasón, ¿es bueno, malo o son las circunstancias?
No, Jasón es un machista. Pero también las circunstancias le llevan a eso. Jasón ha sido un guerrero que ha matado a mucha gente y ha visto como mataban los demás y lo ha permitido, que vive con una mujer que es una hechicera, que ha tenido que traicionar a su propia familia para que su hijo creciera. Pero en un momento dado el autor ha subrayado esa otra cara de Jasón y ha mostrado su corazoncito.

¿Qué tiene de especial esta 'Medea'?
Fotografía de Jero Morales. 
Yo creo que hay muchas Medeas. Si tu coges el texto de 'Medea' quizá hagas otra cosa totalmente diferente. Partes de lo conocido de Medea, el acto antinatura de una mujer que está tan sumamente enamorada del procreador de sus hijos que sin él, los pequeños no tienen sentido. Por eso los mata. No puedo tener amor contigo, el producto de nuestro amor no tiene derecho a existir. A partir de ahí, si tomas el texto, puedes hablar de muchas cosas: de civilizaciones, de Oisis… de cualquier cosa.

Soy un vasco que nació donde quiso: en Sevilla”, El País, 2008. ¿Por qué?
Realmente nací en Sevilla y en muy poco tiempo mi padre, con una empresa que le hacía la vida imposible con traslados de aquí para allá, nos llevo con cuatro años a Bilbao. Y luego hace veinte que me fui a Madrid. Realmente me considero un apátrida. Nunca he tenido rasgos nacionalistas por ningún lado, me parece que estos rasgos aglutinadores o masificadores, son bastante peligrosos. Pero sí me gusta decir que soy de Bilbao. Porque tengo amigos en Bilbao, tengo mi familia en Bilbao, y porque los que somos de la ciudad nos gusta hacer ese ejercicio de humor cuando nos preguntan “-¿Y tú de dónde eres? -¡Pues de BILBAO! -¿Vasco? -No, no. De Bilbao”. Pues eso sí que me gusta mucho, porque es como un juego honesto y sencillo que va más allá.

EL TEATRO LO ES TODO

Si tuvieras que elegir, ¿teatro, cine o televisión?
De siempre he hecho teatro y me gusta hacer teatro. Cuando he tenido tiempo libre me he dedicado al cine o la televisión. Generalmente el cine o la televisión hace que tu economía sea más boyante y quizá eso haga que la gente lo valore más. Pero yo de siempre me he dedicado al teatro pero he hecho series también y he trabajado duro con mis compañeros, pasándomelo bien. Aunque lo que he ganado en esas series, ese dinero, lo he dedicado para mi compañía de teatro, para hacer teatro: producir, contratar directores… Todo de alguna manera revierte en el teatro.

¿El teatro es todo para ti?
El teatro para mi es muy importante, me da mucha seguridad. Y es que en teatro un personaje estás dos meses construyéndolo mínimo, a parte de todo el tiempo que hayas pensado en él, que lo hayas soñado empapándote con lecturas sobre él. Me da la sensación de que cuando pones el producto en escena es algo mucho más acabado, y mejor o peor es lo que tu has construido con todo tu cariño y sensibilidad y profesionalidad. Se le entrega muy bien empaquetado al público. Pero en audiovisuales todo va mucho más rápido, es un “aquí te pillo aquí te mato”. De un día para otro te llegan tres páginas. Pero sin embargo he tenido mucha suerte, porque he trabajado en series que esto se ha cuidado mucho con directores que se han tomado su tiempo en dirigir.

En una serie diaria es mucho más complicado entonces.
Yo no lo he hecho nunca pero he tenido amigos que sí han terminado desquiciados. No viven. Llegan a casa, reciben los seis o siete folios, y se tiene que poner a estudiar. Saludan a sus hijos y a la cama.

ACTOR Y POLÍTICA

¿Cuáles son las peores barreras que tiene que superar un actor?
Vivir como actor. Vivir de su trabajo. Ahora mismo encima mucho peor. Hablando con Poika, que actúa en 'Medea' como Creonte, decía que estaba muy agradecido con esta empresa que le ha contratado porque lleva muchos años en paro y es un artista como la copa de un pino, con una tremenda voz y una forma de estar en el escenario que le dan sus sesentaytantos años. Que un actor de ese talento lleve tres años en paro me hace replantearme que más bien es sobrevivir, y ahora más que nunca, con estas nuevas leyes sobre la cultura.



Las últimas políticas culturales han sido absolutamente nefastas, que parecen que han ido contra nosotros. No se entendía el 21% de IVA, y que encima recauden menos que antes. ¿Quiere el gobierno recaudar menos? No, querrá recaudar más. Entonces es una cuestión de orgullo y contumacia de repetir lo mismo.




¿Es una política de castigo?

Es una política de castigo hacia los actores. Porque hemos sido díscolos contra la guerra o lo que sea. No les caemos bien. 



¿Y por qué lo cree?
Yo creo que en lineas generales la derecha es muy burra. Dime tú periodistas de derechas que tengan algún valor. ¿Pio Moa, Federico Jiménez de los Santos, César Vidal?


¿Valor de qué?
Profesional. German Yanke. Son tipos que escriben mal, desde la rabia. Hace mucho tiempo que no construyen. Sánchez Drago que dice unas animaladas…

Que no son constructivos…
No son constructivos. Dentro de la izquierda, y lo digo por hablar de tu campo, hay periodistas magníficos. Pero dentro de la literatura, de la música o del cine. Ellos saben que su mundo está más por el fútbol, los toros, la moda o el golf.

¿Elitismo?
Elitismo. Esa parte… Es que hablando de Machado, Lorca y toda esa gente, qué queda. ¿Los hermanos Álvarez Quintero o José María Pemán? Don Miguel de Unamuno, que se arrepintió de hacerle los discursos a Franco y estuvieron a punto de quitarle de en medio. En fin…

¿Qué papel te queda por hacer?
Jope… Te voy a hablar de papeles que he hecho. Pier Paolo Pasolini en una obra de Michel Azama -se llama 'Vida o Muerte' y la dirige Roberto Cerdá-. Me entusiasmó hacer de este señor antisistema, me documenté mucho sobre él, me gustó porque fue apasionante. A Miguel de Unamuno también lo he interpretado, o del fundador de la Legión, José Millán-Astray. Tantos, tan extremos y tan dispares, y habiéndolos querido. En cierta manera terminas encontrándole algún valor, tienes que defenderle.

Claro, porque crecen desde algo tuyo de dentro.

Claro, claro. Orgánicamente eres tú, es tu físico. Me pones en un aprieto… Pero supongo que sería 'El rey Lear' el papel que me gustaría hacer. 



Fíjate, lo leí este verano y aprendí una palabra que me gusta mucho: EPICUREISMO. Es una forma de egoísmo refinado en la que te quedas sólo con lo bueno de la vida. Y esa ha sido la mayor lección que me ha dado 'El rey Lear'. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!