viernes, 28 de agosto de 2015

#CERES2015

En los discursos de los premiados se recalcó el rechazo al 21% de IVA cultural y el apoyo a la continuidad de los Premios Ceres. 



Cuando cae la noche, comienza la magia. Así fue y así sea. Entre luces y sombras, y la luna llena, en el Teatro Romano de Mérida, el mundo de la cultura tuvo la oportunidad de reivindicar su estatus. La gala de los Premios Ceres 2015 firman a fuego que desde el corazón de nuestra ciudad, cuando se detiene el tiempo, el mito se convierte en realidad.


Mágicos. Los 100 minutos de duración de la gala. Una noche llena de grandes momentos. "Agradecida y emocionada, solamente puedo decir gracias por venir", sonaba en el claustro emeritense la canción más mítica de Lina Morgan. Fue cuando el público se puso en pie con un sonoro aplauso. Este fue, sin duda, el instante más emotivo vivido ayer noche entre las ruinas romanas. 

El homenaje a Lina Morgan fue acompañado del nombramiento de otros compañeros de los artistas que se han ido al cielo recientemente. Amparo Baró, José Sazatornil 'Saza', Marujita Díaz, y más recientemente Daniel Rabinovich y Lina Morgan, amiga personal del empresario teatral y director del certamen, Jesús Cimarro. Sin duda, compañeros recordados con cariño.


Fotografía de Jero Morales.
Un broche de oro en un espectáculo de tinte futurista que trasladó al público al siglo 41, donde el teatro es considerado la "más alta manifestación de humanidad". El director de la gala, Manuel Palacios, volvió a hacer uso de las últimas tecnologías de mapping para proyectar sobre el milenario escenario del teatro emeritense un futuro próximo a la imagen colectiva de Mad Max o del continente perdido de la Atlántida

La velada estuvo engalanada con las actuaciones de José Mercé y Luz Casal. El cantaor malagueño hizo cantar al público parte de su tema 'Al alba', regalando un instante único para la historia del Romano. Mientras que la vocalista gallega interpretó varios temas, como 'Almas gemelas', con una profunda sensibilidad.

PREMIOS Y PALABRAS

Las intervenciones magistrales de Carlos Sobera amenizaron la velada en la que se escucharon los ecos de la frustración, o como decía Aitana Sánchez-Gijón, "de la desidia". La actriz que recibió el Premio Ceres 2015 a Mejor Actriz por su interpretación en 'Medea' -para la 61º edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida que clausuró anoche la actual edición hasta el año que viene- hizo referencia a las voces de rechazo por la continuidad de los Premios Ceres. Así, afirmó que "el día que estuve aquí fue el día más feliz de mi vida profesional"

Fot.: Jero Morales.
José Sacristán, que recibió de la mano de Concha Velasco el Premio Ceres Emérita Augusta 2015 por su trayectoria profesional, expresó en su discurso que  "premios de este tipo señalan que el final del camino está cerca pero significan que lo andado ha dado sus frutos y se ha hecho bien". Eternamente agradecido y emocionado, recordó a la difunta Lina Morgan, el actor habló sobre sus comienzos, modestos, cuando vivía en una pensión detrás de la Puerta del Sol de Madrid. Fue cuando vino a Mérida en 1964 a actuar por 30 duros y representar a siete personajes diferentes en la creación de José Tamayo, 'Julio César', del que dicho sueldo era destinado por completo a criar a su hijo. 


El Premio Ceres 2015 a la Mejor Dirección de Escena por 'Atchúsusss!!!', Carles Alfaro, cuando sostuvo su galardón, aprovechó la circunstancia para hacer referencia al pago del IVA que tiene la cultura y rebatió sobre esta barrera económica para la creación explicando que el Teatro ya viene con un "valor añadido", y no hace falta añadirle nada. Además, aunque explicándose con dificultad y entrelazando los datos, comentó que España dentro de la Unión Europea es la que más castiga los espectáculos culturales. Alfaro hizo hincapié afirmando: "El IVA que paga el porno es del 4%".


Fot.: Jero Morales.

Sobera supo salir del entuerto con una frase: "Pues nada, habrá que hacer porno". Y, de una forma u otra, el maestro de ceremonias daba paso a los entregadores de premios entre los que figuraron Tina Sainz, Ana Fernández, María Esteve, Tristán Ulloa, María Pujalte, Nancho Novo, Álex García, Laura Pamplona, Natalia Millán, Concha Velasco, Fran Perea, Elías González y Ana García. La gala prometía espectacularidad y emoción, y con una vestimenta neogrecolatina y estas intervenciones de calidad perfectamente dramatizadas, se tuvo. 

El Premio Ceres a la Juventud y el Premio Ceres del Público fueron los dos instantes más esperados de la noche. Si bien, fue una forma de reivindicar que el teatro extremeño está de enhorabuena. José Francisco Ramos, Premio a la Juventud, agradeció emocionado el reconocimiento a su actuación de soldado novel. Por su parte, Fernando Ramos, actor de 'El Cerco de Numancia', pidió a los Dioses "larga vida a Numancia". Si ya sigue con actuaciones la anterior producción de Verbo Producciones, 'Los Gemelos', Ramos solicitó buenas nuevas a esta esperada función.



EL REFLEJO POLÍTICO

Entre los artistas invitados al evento estaban Javier Gurruchaga, Joan José Artero, Jorge Roelas o Loles León, entre otros. Además estuvieron las autoridades locales como la concejala de Cultura, Ana Aragoneses. El alcalde de la ciudad, Antonio Rodríguez Osuna, por su parte, tenía un compromiso con la Copa del Rey: hizo acto de presencia en el partido que el Mérida C.F. disputó contra el Peña Sport en el Estadio Romano. La representación regional vino de parte de Guillermo Fernández Vara, que desde la racionalidad pretende "lo mejor" para todos, y añadió que "no" son momentos de enfrentamiento, si no de encontrar "las mejores soluciones" para el Festival de Mérida.


En el transcurso de los Ceres Antonio Resines, presidente del jurado, agradeció al jefe del Ejecutivo extremeño la continuidad del certamen este año tal y como venía funcionando pese al cambio político tras las elecciones del pasado mes de mayo.

Por su parte, Campamento Dignidad se aglutinó ayer a la entrada del Teatro Romano, frente a las vayas que protegían la alfombra naranja de los Premios Ceres de Teatro 2015. Un pequeño grupo de gente que charlaba y observaba la entrada de los espectadores bajo los focos y una fuerte seguridad. Manolo Cañada, portavoz local de Campamento Dignidad, expresó que "mucho Ceres, mucho dinero para los Ceres pero pocos cereales". Cañada hizo hincapié en el derroche que suponen 600.000 euros para una gala que dura dos horas mientras hay gente pasándolo mal en Extremadura. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!