miércoles, 26 de agosto de 2015

'El cerco de Numancia', en Mérida

José Francisco Ramos recibe el Premio Ceres a la Juventud por un “personaje creíble que llega al público y que se convierte en la voz de la conciencia en la obra”.

Instantánea de 'El cerco de Numancia' tomada por Jero Morales.
Y punto y premio a la 61º edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. 'El cerco de Numancia', dirigida por Paco Carrillo, es la obra laureada con el Premio del Público y el Premio a la Juventud 2015. Dos galardones que se recogerán el jueves 27 de agosto a partir de las once de la noche en la gala de los Premios Ceres de Teatro 2015 celebrada en el Teatro Romano de Mérida.

El joven actor José Francisco Ramos recibirá el Premio Ceres 2015 a la Juventud del 61 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida por su interpretación en la obra 'El cerco de Numancia', en la que representa a un legionario novel bajo las órdenes del general Escipión. El espectáculo además recibirá el Premio Ceres 2015 del Público por su acogida entusiasmada entre los espectadores en su estreno, y por jugar con aspectos escénicos y artísticos muy demandados y del gusto del público emeritense.

José Francisco Ramos en escena. Jero Morales.

El jurado del Premio Ceres de la Juventud, formado por siete periodistas de Extremadura -conocedores de la esencia del Festival-, han valorado la calidad interpretativa de José Francisco Ramos, extremeño de 27 años, creando un “personaje creíble que llega al público y que se convierte en la voz de la conciencia en la obra”. De la obra es destacable, según el jurado, “su cambio de registro y la dualidad como actor al interpretar al joven legionario y a un miembro del coro”. “Ha sorprendido su interpretación a pesar de su juventud y que era la primera vez que actuaba en el escenario de Mérida”, concluye el jurado.

FUERTES Y DÉBILES


La famosa tragedia de Miguel de Cervantes escrita en 1585 e inspirada en la derrota de Numancia de las Guerras Celtíberas por el ejército romano en el siglo II a.C., se concibe como una lectura actual. Presenta la situación que viven los pueblos débiles y oprimidos, en palabras de su director Paco Carrillo.“La lectura hoy de 'El cerco de Numancia' es la de aquellos pueblos que están oprimidos por cualquier circunstancia y que toman soluciones drásticas o revolucionarias. Eso hoy en día está en nuestro país, con determinadas acciones políticas que han generado ruinas morales y ruinas emocionales; lo tenemos en países de Europa y en países de Medio Oriente, donde se están haciendo verdaderas barrabasadas de los poderosos económicos contra los que no tienen ningún poder y yo creo que esa es la lectura que vamos a ver”, explica Paco Carrillo. 


Fotografía captada por Jero Morales. 
Y es que Roma y Pompeya son una escusa para reflejar la realidad actual. Valga fijarse en Alemania y Grecia. "No es una historia antigua, es una historia eterna", impregna con estas palabras el coro en los interludios de la creación teatral. Y es que Verbo Producciones, después de reflejar la esencia de la comedia con 'Los Gemelos', se sumerge en la tragedia pero sin dejar de lado lo social y político. 

MÉRIDA LO PEDÍA


Ana García en Mérida. Foto de Jero Morales.
Y la interpretación tan acertada de todos y cada uno de los actores. Viva. Real. Difícil era no llorar.  El general Escipión interpretado por Fernando Ramos; David Gutiérrez dando vida a León, uno de los guerreros  romanos; el numantino Marandro que encarna Manuel Menárguez, Lira, mujer de Marandro, a la que da vida Ana García, el numantino Teógenes interpretado por Pedro Montero y su mujer interpretada por Paca Velardiez. Jesús Manchón es el capitán Máximo del ejército romano, Juan Carlos Tirado interpreta a un soldado veterano y José Francisco Ramos a uno joven.
          
Esta es la tercera ocasión en la que se representa la obra cervantina en la arena emeritense. La primera fue en 1961 dirigida por José Tamayo y la segunda en 1998, dirigida por Manuel Canseco. Pero para recrear 'El Cerco de Numancia' -que estuvo en cartel hasta el pasado domingo 23, y que fue estrenada mundialmente el miércoles 19 de agosto- se encargaron 30 figurantes, como manda la tradición emeritense de explotar la figuración para recrear las escenas.

Elementos de figuración -en los principios del festival también se usaban animales- que reivincaba José Tamayo -director de 17 espectáculos en Mérida, el más prolífico en el festival- en las primeras ediciones, y que dejaron el nombre de "pecholatas" a los emeritenses, ya que eran los propios ciudadanos de Emérita Augusta los que se subían al escenario romano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!