martes, 8 de septiembre de 2015

Las lágrimas de Europa

Cuatro millones de sirios buscan asilo en los países vecinos o viajan por el Viejo Continente escapando de la muerte. 

'Europa', Bansky. 


Cuando la televisión presenta la realidad lo hace sin ser consciente, a veces, de que supera a la ficción. Imágenes que representan el sufrimiento ajeno tan lejano a nuestro hogar. A miles de kilómetros, y a la vez en el salón de nuestra casa. Dolor de familias como la nuestra, que sentados a la mesa comiendo un plato de filetes con patatas y melón de postre, somos testigos del testimonio de una joven siria, a través de una alambrada de un centro de acogida europeo, que comenta que no tiene agua ni leche para su pequeño. 


Una realidad que explota en tu mente, la ironía de la vida servida en bandeja de plata directamente a la conciencia. La crueldad de una frontera. Unos hechos reales y a la vez tan difíciles de creer. "Madre mía, parece de cuando Franco", se escucha en un bar de Tirso de Molina, en Madrid, mientras suena el telediario en la pantalla de plasma. Y sales de allí pensando lo mismo que cuando comías en casa con tu familia. ¿Es justicia? ¿Les valdrá con la caridad? ¿Estarán mejor en un país que no es el suyo sin sus casa, sus amigos, sus trabajos, comidas y espacios para descansar? ¿Dónde disfrutarán de un kousnafa? 

Un país que se retuerce por dentro, por la violencia de los ideales. La guerra, la muerte. La huida y más vidas que dejan este mundo en el intento de encontrar algo mejor. Como ratas que se escapan del barco alarmadas por un destino que conocen. Sintiéndose animales a la deriva. Con la parada final, el último suspiro, resoplando en la nuca. 

PODRÍAS SER TÚ

"No es gente que esté yendo a Europa para asegurarse un porvenir económico o que esté buscando el sueño de la vida fácil ahí. Es gente que está escapando de la muerte, directamente. Están escapando de la guerra, que sigue cada vez peor. En Siria se pelea en las ciudades. Los principales afectados son los civiles. Y hay una situación de saturación por la cual la gente ya no tiene adónde ir. Primero se escapaban de sus ciudades a otros pueblos o localidades dentro de Siria. Después pasaron a los países cercanos. Pero estos también están recibiendo una enorme cantidad de refugiados y se desbordan", relata Raúl Rosende, coordinador regional adjunto de la ONU para la crisis de Siria, en una entrevista para El Observador

España, Francia o Reino Unido son los países que están respondiendo, tarde, a lo que hace tiempo lleva atormentando a tanta gente. Turquía lleva mucho tiempo educando a un millón de refugiados sirios en su tierra. ¿Y cuándo lo han sabido los presidentes y ministros? En el mismo momento en el que tú, (in)significante lector, cortabas ese filete y pinchabas un par de patatas doradas en el aceite de oliva que pudiste comprar en Mercadona a la vuelta del trabajo. Cuando tú te has enterado, ha significado. Cuando esa columna de llanto, hambre y fatiga escala por Europa buscando una posibilidad de sonreír. 

¿Pero, no lo sabían ellos antes? No lo sabes. No lo sé. Y aunque fuera que sí, que ya lo sabían y lo han ignorado, ha tenido que ser cuando la televisión ha decidido que 4 millones de sirios son suficientemente significativos como para rellenar los informativos y programas de reportajes. Para pasar el rato con el sufrimiento ajeno, para que tú te despistes de tu miserable realidad primermundista. Y que puedas seguir. Proseguir alimentando esta rueda capitalista. 

Por eso, cuando escuches una nueva catástrofe dentro de tres meses recuerda que volverás a ver a otro Aylan. Otro niño que sufriendo te dice lo que se debería hacer. "Simplemente paren la guerra en nuestro país y no querremos venir a Europa", decía el niño sirio en una grabación que ha dado la vuelta al mundo. 

Haz memoria la próxima vez, y piensa que a pesar de que estemos engañados por el entretenimiento del reporterismo, quien llora frente a la cámara lo hace de verdad, y no hay que olvidarse al apagar el televisor. España recibirá un gran número de refugiados sirios, y esa gente necesitará ayuda, comprensión y cariño. Al fin y al cabo, no hace tanto que los españoles también escapábamos de la muerte desnutridos y llenos de mugre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!