miércoles, 24 de febrero de 2016

ME DA VERGÜENZA SER GAY



Cuando mis amigas para entrar en un sala de fiestas deban pagar más que un hombre, homosexual o no.

ME DA VERGÜENZA SER HOMBRE

Cuando ellas son un reclamo para llenar el bar.
Somos algo más que todo ese  
marketing sexual. 



Sólo hacemos crecer lo más miserable de los sexos: la desigualdad.
El vicio. Quisiera confiar que es sólo cuestión del vicio. De la pasión etílica. De las ganas de follar. Pero va más allá... Al final, es la muestra de las diferencias salariales, de la desigualdad de oportunidades, del sexismo antinatural.

Es esta sociedad heteropatrialcal.

Reivindicar la libertad sexual, tener la oportunidad de ser gay y tener un sitio para conocer otros chicos, no debería de ir de la mano de la discriminación. La cosa no va por ahí.

Cansa. Me agoto. No soporto que mis amigas se sientan culpables por tener una vagina. Las mujeres a los homosexuales nos han dado mucho cariño y apoyo, o al menos a mi. No comparto esta injustucia. Me parece asqueroso que Chueca discrimine.

VERGÜENZA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Recomienda este blog!